El drenaje de votos que sufre Juntos por el Cambio hacia los sectores de la ultra derecha se origina en la caída del liderazgo de Mauricio Macri, y en la desarticulación de su dirigencia. 

Al perder poder político con la derrota electoral del 2019 solo quedó en pie Horacio Rodríguez Larreta que, si bien crece en las encuestas, no parece por ahora tener posibilidades de ser referencia interna en su sector.

María Eugenia Vidal y Macri cuentan con aceptación insuficiente, los Radicales tratan de despegarse de la gestión del Pro, pese a los ingentes esfuerzos de Coty Nozziglia, y Bullrich solo trata de pegarse a Macri y tratar de dar la sensación hacia afuera que ellos son la única opción de Derecha viable.

La oposición nacional está desarticulada

El tándem Bullrich-Macri, o Macri-Bullrich busca captar los votos que piden Mano Dura y así frenar la fuga de muchos de sus adherentes hacia la opción extrema de Milei y Espert.

Este panorama político está muy bien reflejado en la última Encuesta de la consultora Zuban - Córdoba concluida el 21 de enero.

Según este estudio, más del 34% de los argentinos votarán por los candidatos del Frente de Todos contra casi un 23 % que lo haría por Juntos por el Cambio.

Y aquí es donde la estrategia de Macri difiere de la de Rodríguez Larreta. Mientras Macri busca los votos en los sectores Libertarios, Rodríguez Larreta los busca en la Derecha moderada y apunta a la Derecha Radical por un lado, representada entre otros por Negri, Morales y Cornejo, y también apunta a la Derecha Peronista, fundamentalmente a Schiaretti que navega en esas aguas desde hace muchos años, y que, pese a ser Peronista, resulta ser muy potable para la Derecha conservadora Argentina.

Según esta encuesta, Alberto Fernández tiene asegurada la Elección de Diputados y Senadores de este año, y aún quedan poco más de un 25% de indecisos.

Pero esta es la foto de hoy, enero 2021, y aún habrá mucha turbulencia política y mediática en los meses por venir. Y el fantasma de la Segunda y Tercera Ola de la Pandemias se están haciendo realidad en la Argentina, mucho antes de lo esperado.

Aumentos de casos, nuevas Cepas, vacunas que se demoran, un 27 % de argentinos que no quieren vacunarse y un 22 % que no saben qué hacer, anticipan un escenario sanitario muy complejo y complicado. Y si a esto le sumamos aumentos de precios, y el aumento de contagios que producirá indefectiblemente la presencialidad escolar, el impacto en la Política será importante.

El Gobierno Nacional está bien preparado para este impacto. Regulará precios, acordará con los acreedores externos según lo previsto, y vacunará masivamente llevando alivio a muchos sectores de la Sociedad.

La Oposición por su parte se enfocará en la próxima elección Presidencial y utilizará la elección Legislativa de este año para dirimir sus conflictos internos y definir Líneas y Candidaturas.