La semana pasada, la Cámara Nacional Electoral presentó el cronograma de los comicios de medio término del 2021: primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) el próximo 8 de agosto y elección general el 24 de octubre, con lo cual la campaña comenzaría el 16 de junio. El promedio de las últimas encuestas realizadas sobre el tema arroja que el 49% de los electores argentinos está a favor de suspender las PASO, mientras que 38% está en contra y 13% no sabe o no contesta. En el sondeo más reciente al respecto, realizado por la consultora Acierto, que toma solamente respuestas positivas y negativas, casi 61% está de acuerdo con eliminar las primarias y 39,3% está en contra. Aunque el apoyo a eliminarlas bajó 7,6 puntos porcentuales respecto a diciembre de 2020 (gráfico arriba), sigue siendo mayoritario. El informe de esa consultora también sondeó la tendencia preelectoral, que arrojó un empate técnico entre el Frente de Todos (FdT), con casi 23% de intención de voto, vs 21,2% para Juntos por el Cambio (JxC); el voto liberal roza el 7%, Consenso Federal alcanza el 3% y la izquierda roza el 2%, pero sobresale una primera minoría de indecisos que define a uno de cada tres electores (33,4%, gráfico abajo). 

 

Sin embargo, el promedio de las últimas encuestas da bien distinto: 36% para el FdT, 23% para JxC, 6% para los libertarios y 2% para la izquierda. De esa forma, la medición más representativa de la serie reciente es la realizada por Clivajes Consultores: arroja casi 39% para el oficialismo vs casi 24% para la principal fuerza opositora (gráfico abajo). Esa ventaja de 15 puntos porcentuales para el FdT es mayor a la que obtuvo en la presidencial de 2019 (48,24% a 40,28%, es decir 7,96 pp) y sugiere que los cambiemitas pueden estar cediendo electores en favor de los liberales, hipótesis sobre la que volveremos en breve. 

 

 

Si en lugar de tomar los sellos repasamos el promedio de las encuestas que miden el caudal del oficialismo versus el de la oposición sin distinciones, obtenemos 34% para el oficialismo vs 44% para la oposición. Así, la encuesta más representativa de la serie reciente es la realizada por Zuban Córdoba, que arroja 34% vs 39,3%, respectivamente, con 26,4% de ns/nc (gráfico abajo).  

 

 

La hipótesis de que JxC puede estar cediendo electores a manos del movimiento libertario recibe parece confirmada por varias encuestas recientes. Una de ellas es la realizada por la consultora CIPG en Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), según la cual la primera fuerza lidera en su bastión pero cede intención de voto a manos de Avanza Libertad, mientras que el FdT mantiene su caudal (gráfico abajo).

 

 

La encuesta más reciente de Proyección Consultores arroja un escenario aún más competitivo en CABA: 36,3% para JxC, 22,4% para el FdT y nuevamente los libertarios en torno al 5%, en este caso con Javier Milei como potencial candidato (gráfico abajo).

 

 

Las tendencias en CABA son preocupantes para JxC, dado que tanto en las últimas elecciones ejecutivas como en las legislativas de medio término esa fuerza superó el 50% de los votos y ahora aparece bastante por debajo de ese umbral en el promedio de las mediciones. Algo similar se observa en otro bastión de esa fuerza en las últimas elecciones nacionales: en la provincia de Córdoba, el promedio de las últimas encuestas posiciona Jxc con 26% de intención de voto, vs 16% de Hacemos por Córdoba y 17% del FdT. Esto ubica  a la más reciente encuesta de la consultora como Pulso Social como la más representativa de la serie, con 32%, 16% y 14% respectivamente (gráfico abajo), una proyección floja para Juntos por el Cambio comparada con su performance en las elecciones nacionales de 2019 y 2017 (ganó ambas con holgura).

 

 

Finalmente, el promedio de las encuestas en provincia de Buenos Aires (PBA) posiciona al FdT en torno al 40% de intención de voto vs 28% para JxC, con los libertarios rozando el 4%. Eso ubica a la última medición de Proyección Consultores como la más representativa de la serie reciente, con 41,5%, 32,1% y 4,3% respectivamente (gráfico abajo). 

 

 

Nuevamente, es una tendencia floja para la principal fuerza opositora comparada con los comicios nacionales de 2019 y sobre todo con el de 2017, donde se impuso en PBA, por lo que este año pone en juego muchas bancas obtenidas en ese distrito.