Así lo afirmó Guillermo Pereyra, secretario general del sindicato de Petróleo y Gas de Río Negro, Neuquén y La Pampa.

Tras la realización este martes de una asamblea informativa por parte de los petroleros en Neuquén alrededor de la quita de subsidios a la producción de gas no convencional en Vaca Muerta, Guillermo Pereyra dijo que el gremio no será quien provoque un conflicto abierto.

El gremialista, quien además es senador nacional, afirmó en Radio Universidad que la asamblea se realizó sin cortes de ruta y no fue resolutiva, sino informativa, frente a la manifestación de las empresas de que reducirían las inversiones, como consecuencia de la modificación de la resolución 46 de la secretaría de Energía de la nación, de recortar o eliminar los subsidios que tenían las empresas.

Hoy trabajan en Vaca Muerta unos 30 mil trabajadores, entre petroleros, camioneros, jerárquicos, la Uocra y personal propio. “Nosotros no queremos entrar en este debate, no queremos defender a las empresas, todo lo contrario. Estamos exigiendo a las empresas que cumplan con lo acordado. Los trabajadores hemos cumplido todo cabalmente. Que las empresas bajen equipos, no representa nada más que despidos", expresó.

Los factores que pueden frenar la producción en el yacimiento

En la noche del martes se conoció que Tecpetrol podría bajar uno de los equipos de perforación en Vaca Muerta, con el consiguiente riesgo de empleo de 400 trabajadores. En este sentido, el gremialista indicó que es posible que los bajen por no poder seguir perforando, porque “en este caso no sólo se presenta la resolución 46, también en Tecpetrol fue tan acelerado el crecimiento de la producción que se encuentra con que no tiene dónde colocarlos, no hay evacuación de ese gas que se produce, entonces tiene que frenar la producción".

Esta no es la única cuestión involucrada en el freno de la producción, además de la quita de subsidios. “Como son equipos modernos, que se mueven de un lado al otro con patines, son requeridos por otras operadoras. Puede ser que otras operadoras los convoquen, para desarrollar sus yacimientos, y esto puede llevar a que no tengamos despidos", adujo Pereyra.

“Vamos a tener que convocar a la mesa de Vaca Muerta de forma urgente para buscar una solución en conjunto entre el gobierno nacional, provincial, y los trabajadores", expresó.

Y sostuvo que el gremio “no va a entrar en esta pelea entre empresas y el gobierno nacional. Nosotros hemos aportado todo para que se pueda desarrollar normalmente la producción de petróleo y gas. Que después hayan cambiado las reglas de juego es una pelea entre las empresas y el gobierno nacional", afirmó.

“Nosotros hemos dicho que no nos toquen a un compañero trabajador, porque se van a romper los acuerdos y no vamos a ser los trabajadores quienes lo rompamos, sino las empresas. Y va a haber un conflicto generalizado, no es una amenaza, lo estamos advirtiendo. Siempre a los trabajadores nos acusan de piqueteros, y resulta que esta vez dimos un ejemplo de cumplimiento de los acuerdos que hemos firmado", dijo.

La producción de gas no convencional, según Pereyra, pasó de cero hace un año y medio a 17 millones de metros cúbicos diarios. “No estaba prevista tanta producción de gas, es un yacimiento de gas no convencional de los mejores del mundo. Tenemos muchas expectativas de crecimiento y todas las empresas trabajan con fuertes inversiones, y ahora se nos presenta este otro problema", advirtió.

Y dejó saber que estaba prevista la construcción de un gasoducto Neuquén-Rosario, con una inversión de cerca de 2 mil millones de dólares. “Esto se ha parado, y era un camino para evacuar la producción de gas, llevarlo al centro del país para ser distribuido en todo el norte. Ahora lo estamos trayendo desde Bolivia, y hay tantas localidades que no tienen gas que sería bueno que los argentinos tengan sus redes de gas con la producción de Vaca Muerta", concluyó.

Mirá las Noticias Destacadas