Asisten más de 300 niños, adolescentes y adultos mayores. Este miércoles las raciones solamente alcanzaron para la mitad.

Miriam Tolosa y Ana Ordoñez, quienes cursan la carrera de enfermería, crearon un centro comunitario para ayudar a sus vecinos y vecinas en barrio Bajo Pueyrredón, al este de la ciudad de Córdoba.

“Abrimos en abril y la gente de la zona no tardó en llegar. Acá la necesidad es mucha y la comida falta en casi todas las casas. Nosotras somos dos chicas de bajos recursos pero con mucha garra, que queremos ayudar a que la gente cene en familia y se duerma con algo caliente en la panza. Por eso preparamos meriendas y viandas para que se lleven a su casa", cuenta Miriam a La Nueva Mañana.

Las raciones no alcanzan

La crisis golpea en los barrios y afecta a los comedores y centros comunitarios.

Ahora, de 150 personas que asistían al Comedor Pasito a Pasito y al Centro Comunitario Bulacio se sumaron 150 más.

“La crisis se siente y aunque acá en la zona haya otros merenderos, nunca alcanza. No sabíamos qué hacer. La gente esperaba algo para llevarse a la boca y no teníamos más que las 150 raciones de siempre, así que agarramos poca la mercadería que teníamos y comenzamos a repartirla", explica Miriam.

El Centro Comunitario Bulacio -que trabaja en conjunto con la asociación civil Comedor Pasito a Pasito, creada por Gustavo Abugauch- prepara cena los lunes, miércoles y viernes, y merienda los martes y jueves.

¿A dónde colaborar?

Para ayudar, desde el centro comunitario solicitan las donaciones de ropa (especialmente abrigo y calzado, en todos los talles); frazadas; colchones, medicamentos (antibióticos, enalapril, metformina y cintas reactivas para diabetes); alimentos no perecederos; (leche en polvo, té, azúcar, fideos, arroz, polenta, lentejas, arvejas, mate cocido, etcétera).

Llevar las donaciones al Centro Comunitario Bulacio que funciona en calle Ricardo Balbín, Manzana 4, Lote 11, en barrio Bajo Pueyrredón.

Teléfono de contacto: +54 9 351 650-2095.

Mirá las Noticias Destacadas