Las penas de cadena perpetua apuntaron a militares y policías de Uruguay, Perú, Chile y Bolivia por delitos de lesa humanidad.

El Tribunal de Apelaciones de Roma amplió de 8 a 24 las cadenas perpetuas contra represores uruguayos, peruanos, chilenos y bolivianos en el marco de Plan Cóndor que consistió en la coordinación de acciones de terrorismo de Estado en Latinoamérica.

La sentencia modificó el primer fallo de 2017 que había dispuesto 19 absoluciones por prescripción de los delitos. La denuncia fue presentada hace más de 15 años por los familiares de un grupo de 23 italianos asesinados y desaparecidos

Los casos revisados incluyen los de los nacidos en Argentina Luis Stamponi (secuestrado en Bolivia); Alejandro José Logoluso Di Martino y Dora Marta Landi (secuestrados en Paraguay) y Lorenzo Ismael Viñas Gigli y Horacio Domingo Campiglia (secuestrados en Brasil), informó la agencia Télam.

Entre los condenados figuran el expresidente de facto de Perú Francisco Morales Bermúdez, el exministro del Interior de Bolivia Luis Arce Gomez y el ex ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Juan Carlos Blanco. El único condenado presente durante el proceso fue Jorge Troccoli, excapitan del servicio secreto de la Marina uruguaya, debido a que se fugó a Italia en 2007.

Argentina fue el primer país en condenar a jerarcas del Plan Cóndor en mayo de 2016. En total catorce ex jefes militares y de inteligencia argentinos, entre los que se encontraba el último presidente de facto Reynaldo Bignone, y uno uruguayo recibieron penas de entre 8 y 25 años de cárcel.

Mirá las Noticias Destacadas