"Es un día aciago para nosotros, porque en Bolivia se interrumpió la democracia. Además las cosas se hicieron de tal modo que han generado una crisis social y un enfrentamiento tan enorme que uno no sabe bien dónde termina", dijo Alberto Fernández en la presentación del libro “Política y elecciones en América Latina. Una guía progresista para campañas electorales”.

"Es un día aciago para nosotros, porque en Bolivia se interrumpió la democracia. Además las cosas se hicieron de tal modo que han generado una crisis social y un enfrentamiento tan enorme que uno no sabe bien dónde termina".

El presidente electo participó del evento en el en el Centro Cultural de la Cooperación junto al dirigente chileno Marco Enríquez Ominami, y a las autoras del libro “Política y elecciones en América Latina. Una guía progresista para campañas electorales”, Gisela Brito y Ava Gómez Daza.

Fernández dio a entender que estuvo en la trastienda de la salida del presidente depuesto Evo Morales hacia México que se concretaría en las próximas horas.

"Gracias a Dios existe la solidaridad de presidentes y de pueblo latinoamericanos que fueron en socorro del agredido que se llama Evo Morales", afirmó.

En los agradecimientos nombró al presidente de México Andrés Manuel López, por el asilo a bolivianos en la sede de su embajada, al presidente de Perú Martín Vizcarra, por liberar el espacio aéreo para que viaje el avión que trasladará a Morales, y al presidente de Paraguay Mario Abdo Benítez por ofrecerse como opción de asilo para el mandatario boliviano.

"No hay ningún ejercito que haya liberado a un pueblo, a habido un golpe de Estado en Bolivia, para que nadie se confunda y para que hablemos claro y sin mentiras. Que cada uno se haga cargo de las cosas que dicen" cerró Fernández en un tiro por elevación al presidente Mauricio Macri quien no condenó la salida del poder de Morales.