El senador nacional Carlos Caserio, enrolado en el denominado "albertismo", salió con los tapones de punta contra el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Una vez más, lo diferenció del resto de los gobernadores peronistas que se han encolumnado detrás del proyecto del Frente de Todos.

 

En diálogo con Néstor Moccia en el programa Big Data, por la 102.3, el legislador de Punilla dijo que en Córdoba se está terminando un ciclo (Schiaretti no puede ser reelecto) y el desafío es ver cómo va a continuar el peronismo provincial después de su gestión.

"El gobierno nacional viene demostrándole a los cordobeses y a las cordobesas que tenemos un presidente y una vicepresidenta que trabajan para todos", sostuvo Caserio, remarcando que la gestión de Fernández ha distribuido casi 52 millones de pesos en lo que va de la pandemia por Covid 19.

"¿Qué es lo que nos diferencia? Todos decimos que somos peronistas. Pero yo no creo en un peronismo que se cierra para adentro y que hace peronismo sólo para Córdoba", argumentó. 

"La gran diferencia que tenemos es que yo estoy convencido de que tenemos que sumarnos al proyecto nacional para que a Córdoba le vaya bien y eso es una decisión que el peronismo oficial, el de Schiaretti en Córdoba no tiene", subrayó.

Luego el senador albertista calificó a Schiaretti de especular, porque todavía tienen que negociar ley por ley, dando algo para recibir algo a cambio.

"No creo que nunca hayas escuchado que este gobernador diciendo `Qué buenas las medidas del gobierno  nacional, yo lo apoyo´ y cuando Macri venía a Córdoba a decía que `Éste es el camino, éste es un gran presidente, es como si fuera cordobés´", señaló Caserio.

Más adelante agregó que no depende del Frente de Todos la integración de Córdoba al proyecto nacional: "Depende de los que hoy están gobernando Córdoba y de no tener una actitud especulativa" .

El senador nacional también se refirió al "cordobesismo" (término acuñado por el ex gobernador José Manuel de la Sota) señalando que "hoy los hechos demostraron que el cordobesismo no nos sirvió para que Córdoba esté fuerte". Y dio como ejemplo las partidas de dinero que envía el gobierno central a la Provincia.

"Hoy si el gobierno nacional no pone la plata para los jubilados, no pagan las jubilaciones. Hoy si no te apoyan en el endeudamiento que tenés, te vas a pique. Creo que tenemos que empezar a entender que somos parte de un gobierno nacional en el cual Córdoba es una provincia muy significativa, la segunda del país", remarcó. 

Posteriormente enumeró los beneficios que tiene la provincia, como su naturaleza extraordinaria, la pampa húmeda, y los desarrollos tecnológicos y, finalmente, lanzó: "Tenemos una industria potente, pero también tenemos que tener una política potente. Yo no creo en el aislamiento de Córdoba y esto es lo que queda por definirse".

Finalmente, y siempre refiriéndose en duros términos, le reprochó a Schiaretti no sólo no haber apoyado la reforma judicial, sino no dar quórum, cuando a Mauricio Macri se le dio durante los cuatro años de su gestión, porque así lo había determinado el gobierno de Córdoba.

 "Si tenemos los mismos objetivos, si tenemos los diputados y senadores que tenemos, si van a estar todos en el Frente de Todos defendiendo al Presidente es buena la idea. Ahora, si es una especulación de cada uno, cada vez que necesitas algo lo tenés que pedir, y te van a seguir diciendo, no solamente que no te voto la reforma judicial, no te voy a dar quorum, me parece que la unidad es poco factible", finalizó. 

Habrá que ver si desde el Centro Cívico alguien recoge el guante, o si el gobernador Schiaretti sigue refugiándose en un silencio estruendoso como lo viene haciendo con los temas más calientes de su gestión.