El contexto es la necesidad de "una transición ordenada".

Por eso este lunes el presidente Mauricio Macri invitó a su sucesor, Alberto Fernández, a una reunión de trabajo.

La misma tuvo lugar desde la mitad de esta mañana.

Lo felicitó por la elección y lo convocó "a desayunar", con la idea de apuntar hacia "una transición ordenada" camino al 10 de diciembre, el día del recambio de autoridades.

El cónclave se realizó en el mismísimo despacho presidencial, donde el presidente electo propuso una lista de 10 colaboradores para que trabajen en el período de transición, entre los que se mencionan a su jefe de campaña, Santiago Cafiero, el ex secretario de Finanzas de la Nación, Guillermo Nielsen, y los economistas Matías Kulfas y Cecilia Todesca.

La visión del mandatario varió respecto a las elecciones primarias, donde le abrió las puertas a la última devaluación.