El presidente Alberto Fernández encabezó hoy la presentación del Plan Nacional de Conectividad (Conectar) para todo el país en un acto que se realizó en la sede central de la empresa Arsat, ubicada en la localidad bonaerense de Benavídez.

El Plan contará con una inversión de 37.900 millones de pesos hasta 2023, buscará universalizar el acceso a conexiones de banda ancha de última generación y prevé la reactivación del Plan Satelital Argentino.

Además, contempla el desarrollo, construcción y puesta en órbita de un nuevo satélite, el primero de la segunda generación de ARSAT, que estará orientado a la ocupación de las posiciones orbitales de la Argentina, al desarrollo de la industria satelital de telecomunicaciones y a reducir la brecha digital brindando conectividad satelital de alta calidad a 200 mil hogares rurales.

También se actualizará y extenderá hasta los 38.808 kilómetros la Red Federal de Fibra Óptica, se renovarán los equipos de las 100 estaciones de la Televisión Digital Abierta (TDA) y se pondrá en valor el Centro Nacional de Datos de ARSAT, que permitirá disminuir costos y ahorrar divisas en servicios cloud.

 

El oficialismo impulsa un Plan Nacional de Conectividad

 

Del acto participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcom, a cargo del área que diseñó la iniciativa.

El lanzamiento del Plan se realizó pocas semanas después de que el Gobierno declarara servicios públicos esenciales a internet, TV por cable, telefonía fija y móvil, y congelara los precios hasta el 31 de diciembre, mediante un mecanismo de regulación del precio similar al que tiene la medicina prepaga, pero en este caso será controlado por el Enacom.