Este miércoles, en la Cámara de Diputados finalmente se rechazó tratar en sesión el proyecto de Ley que buscaba crear el Programa Integral de Educación Sexual.

Sin embargo, desde el Consejo Católico para la Educación, en Córdoba, se sostuvieron “en alerta”.

No fueron pocas las críticas de padres de alumnos de este tipo de institutos, a las notas enviadas mediante sus hijos, respecto al tema.

Puntualmente, en el texto se hacía mención a que “el proyecto propone desconocer a la familia como agente natural y primario de la educación de sus hijos”, y que se rompía “la garantía de los padres a ser previamente informados sobre los contenidos y materiales de la educación sexual”.

Marcando un desconocimiento de la normativa impulsada, también el espacio, que integra la Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de Argentina, destacaba: “Si el proyecto fuera aprobado (…) la autoridad de turno estará facultada para imponer su ideología y problematizar a los niños y adolescentes con criterios no compartidos por la familia”.

Conocido es que la intromisión de la Iglesia Católica en leyes nacionales no es nueva. Y se apunta a la presión de grupos religiosos, inclusive, para que este miércoles el presidente Mauricio Macri derogara el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo oficializado horas antes.

En las líneas difundidas, a su vez, el consejo apunta que “es nuestra responsabilidad mantenerlos informados”, y a que, según su juicio, “parece intentar evitar el debate público de los ciudadanos sobre el tema”.

Ley de Educación Sexual: por qué escuelas católicas militan contra reformas