Se viven semanas movidas en la Municipalidad de Córdoba ya que hubo diversos reclamos por parte de los trabajadores que fueron despedidos durante la gestión de Martín Llaryora. También por la pandemia, el paro de transporte y las amenazas que recibió el viceintendente Daniel Passerini.

En este marco, el intendente de la ciudad publicó un extenso mensaje en sus redes en el que valoró el trabajo de su gestión, aseguró que que recibió un municipio fundido y repudió la violencia y las amenazas.

 

 

"Desde que iniciamos el desafío de gobernar esta ciudad con un municipio quebrado, sin fondos, e inviable, hemos tomado medidas que generan reacciones en determinados sectores, ya que ciertos privilegios se han terminado", expresó Llaryora.

Al mismo tiempo, agradeció el apoyo de la gente y el esfuerzo de las y los ciudadanos en este contexto de pandemia. Sobretodo, el compromiso social que asumieron las personas para prevenir la propagación del Covid 19.

 

 

En la semana que pasó, el SUOEM realizó distintas movilizaciones por el cese de contratos de 117 trabajadores del municipio, gran parte de ellos vinculados a las áreas de Cultura. En ese marco, el viceintendente Daniel Passerini denunció que recibió amenazas contra él y su familia.

"Nosotros somos un gobierno que escucha y dialoga para encontrar consensos, y que entiende que los reclamos forman parte de la democracia, pero la violencia y las amenazas no serán aceptadas", remarcó el intendente.

 

 

Justificó los despidos como "decisiones económicas" que beneficiarán a los cordobeses y afirmó que el objetivo de su gobierno es "llevar a nuestra ciudad a ser la ciudad que merece ser".

"Hoy la Córdoba que todos soñamos se encamina a ser una realidad. GRACIAS POR LA CONFIANZA Y EL APOYO. Un fuerte abrazo", concluye el mensaje.