El presidente Alberto Fernández decidió ponerle fin al intento de expropiación de la empresa Vicentin y este viernes firmará un Decreto de Necesidad de Urgencia para anular la operación. Lo anunció mediante su cuenta de Twitter. 

Luego de poco más de un mes del anuncio, y con varias trabas políticas en el medio, Fernández dio marcha atrás. Según indicó, se debe a la resistencia por parte de la empresa y de la Justicia.

 

 

"El juez interviniente en el concurso no ha permitido hasta aquí que el Estado pudiera conocer cuál es el pasivo real de la compañía. Ha impedido también el acceso de la intervención a su gestión y, lo que es peor aún, ha mantenido en sus funciones a los mismos directores que, ante la pasividad del tribunal, siguen sin entregar el Balance y Memoria del ejercicio 2019", publicó.

Esta acción presidencial llega también después del fracaso del plan que Omar Perotti, gobernador de Santa Fe, había propuesto a los acreedores, a la Justicia y a los dueños de la empresa.

 

 

Perotti había planteado la posibilidad de crear un fideicomiso con participación estatal, el cual no fue bien visto por los accionistas de Vicentin. El DNU que firmará el presidente también anula la intervención al directorio. 

"Nuestra intención siempre fue rescatar a la empresa, preservar los activos, colaborar con los productores damnificados y mantener las fuentes de trabajo. Pero también nuestra obligación es que se investiguen las maniobras que provocaron el estado de falencia en el que la empresa ha caído", indicó Fernández.