Para muchos, la sanción a la legisladora provincial Patricia de Ferrari pudo haber sido peor. De hecho podrá volver a utilizar su banca en la Unicameral dentro de seis meses.

El contexto es el tweet que hace una semana la dirigente de la Unión Cívica Radical publicó y después borró, a propósito del conflicto de la familia Etchevehere con un campo en Santa Elena, Entre Ríos.

"Falta mucho para que aparezcan los Falcon verde para "impartir" justicia la justicia a la medida ideológica de Grabois y compañía", se preguntó.

Lo que llegó a decir ayer en su defensa es que "el tweet no soy yo".

Pero desde el ámbito nacional obtuvo una defensa. Ligada a su línea política en la provincia, fue Mario Negri quien también desde las redes sociales sostuvo que "Córdoba está en peligro".

A su juicio, se trató de "un tuit mal redactado y peor interpretado que ella borró y por el que se disculpó".

Luego de remarcar que "sé del compromiso por los Derechos Humanos" de de Ferrari, recordó que "yo fui preso del PJ en 1975". Y le apuntó al schiarettismo señalando que "abusan de poder como el kirchnerismo".

Fue con su crítica hacia el sensible lugar de la violencia institucional: "Jamás fue su intención pedir el retorno del terrorismo de Estado. Quienes la acusan de esto son los mismos que no dicen nada de las muertes de adolescentes en manos de la Policía de Córdoba".

Historizando, Negri remarcó que "en 1949 el PJ echó a Balbín del Congreso por sus críticas a Perón".