En el procedimiento, realizado ante la Oficina Anticorrupción, el funcionario destacó que desde el Estado se asumieron "condiciones de pago con alto riesgo", además de "anticipos y acopio a un número importante de obras que no tenían localización definitiva".

Trotta puso el foco en la Unión Transitoria de Empresas que conformaron Escarabajal Ingeniería S.R.L. y Bahía Blanca Viviendas S.R.L., las cuales ganaron cuatro procesos para hacer 93 jardines.

Cobraron casi 62 millones de dólares (seis mil millones de pesos) pero no concluyeron ninguno. Después de dos años, rescindieron 53 obras con un avance de entre un 50 % y un 75 % de avance, una veintena registraba una construcción del 20% y otra veinte en números inferiores.

La denuncia oficial apunta que desde el Estado tampoco se reclamó por la devolución de los montos ni las multas correspondientes.

Como corolario, tambien se dio a conocer que la Comisión Evaluadora de las tareas técnicas había desaconsejado su contratación, debido a contar con una capacidad ínfima de producción y la oferta incumplía requisitos básicos.