El bloque mayoritario de Hacemos Por Córdoba suspendió por seis meses a la legisladora Patricia de Ferrari, representante del Bloque Juntos por el Cambio, por la publicación del tuit en el que hizo referencia a "falcon verdes".

La sanción que se estableció sobre la edil radical por "indignidad" marca que la suspensión será sin goce de sueldo. Además no se le permitirá ser autoridad de la cámara o de comisiones hasta el final de su mandato ni podrá representar a la unicameral por el mismo plazo. 

“Falta mucho para que aparezcan los Falcon verdes para impartir justicia a la medida ideológica de (Juan) Grabois y compañía", expresó De Ferrari, a través de su cuenta de Twitter, el jueves pasado cuando se conmemoraba Día Nacional del Derecho a la Identidad en el que se celebra la lucha de la Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Una legisladora se preguntó sobre el regreso de los "Falcon verde" y fue repudiada

 

Ante la ola de repudios que provocó, la legisladora borró el mensaje de su red social y dijo que se había malinterpretado.

Este miércoles la bancada oficialista avanzó, a través de una cuestión de privilegio, con la sanción a la legisladora al hacer valer los dos tercios del cuerpo legislativo.

"Los dichos de la legisladora son de una gravedad institucional inusitada y configuran la causal de indignidad prevista en el artículo 129 inciso primero de nuestro reglamento interno toda vez que en el uso de este tipo de expresiones esconden una banalización de  del terrorismo de estado y de los derechos humanos", señaló Nadia Fernández.

En el mismo tono su compañero de bancada, Juan Manuel Cid, aseguró que si De Ferrari se hubiese pronunciado de esa forma en Alemania, Polonia o Austria se encontraría bajo prisión preventiva.

En cambio las diferentes fuerzas opositoras marcaron diferencias con el planteo oficialista. Desde Juntos por el Cambio, Encuentro Vecinal Córdoba, el Frente de Izquierda y los Trabajadores y también el MST -Nueva Izquierda apuntaron a la "sobreactuación" y a la falta de un pronunciamiento del gobernador Juan Schiaretti sobre los casos de violencia institucional cuya última víctima fue Joaquín Paredes de 15 años en Paso Viejo.

En su defensa De Ferrari se presentó como la militante de un partido que juzgó a las Juntas Militares  preocupada por la   preocupada por la "degradación institucional".  "Pido disculpas a la cámara, ese twit no soy yo, no se puede poner en la picadora de carne una trayectoria de 35 años", afirmó.