Lanzado para volver a ser intendente, el funcionario nacional recordó la Córdoba que encontró en 2003, “endeudada y sin infraestructura”.

A Luis Juez el sólo hecho de tomar la decisión de retirarse de la carrera por la Gobernación, le alcanzó para orientar su discurso rumbo a la renovación de su objetivo: la ciudad de Córdoba.

Lugar que gestionó entre 2003 y 2007, el funcionario nacional recordó el estado de la capital hace una década y media, cuando le tocó asumir.

“Recogí la ciudad después de la corrupción del gobierno de Germán Kammerath y el peronismo. Teníamos deudas con proveedores, contratistas, y les debíamos siete meses a los empleados”, graficó este lunes.

En diálogo con el programa La Primera, de radio Universidad, Juez sentenció que “teníamos pocos y viejos colectivos” en el sistema de transporte público, “uno de esos se quedó sin frenos en Colón y General Paz (Rivera Indarte) y hubo un muerto”.

El caso fue a fines de 2004, con un móvil de Tamse que no tenía la habilitación de la ITV para circular.

El dirigente amplió: “Me acuerdo que el 7 de diciembre de ese año, el Banco Provincia nos llevaba toda la maquinaria y veinte días después vino un tornado y no teníamos ni una pala para recoger los escombros”.