El experto informático y activista digital Javier Smaldone estuvo detenido este martes durante diez horas, de acuerdo a lo informado por fuentes del Ministerio del Interior de la Nación.

La detención se habría producido en el marco de la causa en que se investiga una masiva filtración de archivos sufrida en agosto por distintas fuerzas de seguridad: la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, la Policía Federal y la Prefectura Naval.

Un individuo identificado como LaGorraLeaks2.0 se adjudicó el hackeo. Según se ha revelado, se trata de una enorme cantidad de documentos, audios y copias de seguridad que permanecían como secretos o reservados.

El fiscal Jorge di Lello y el juez federal Luis Rodriguez, que instruyen la causa, solicitaron una decena de detenciones. No obstante, hasta el momento sólo se ha concretado la de Smaldone.

Fuentes judiciales señalaron que se lo acusa de haber retransmitido la información filtrada. Por eso, tambiéne le secuestraron su teléfono y su computadora, entre otros elementos personales.

Sin embargo, al momento de la filtración, el propio Smaldone se había desligado. “NO, no descargué ni vi absolutamente nada del material. No están los tiempos como para exponerse y dar excusas para que te pateen la puerta y te secuestren tus herramientas de trabajo”, escribió en su cuenta de twitter.

Voto electrónico

La detención del especialista informático fue rechazada por distintas organizaciones y diversas personas vinculadas a los derechos del entorno digital.

Dichas voces recordaron que Smaldone ha sido uno de los más activos difusores de las falencias y mentiras en torno al sistema de voto electrónico que impulsa el gobierno nacional. También puso en evidencia las debilidades del sistema de escrutinio provisorio presentado por Smartmatic, la empresa de origen venezolano a cargo del escrutinio provisorio de las PASO realizadas en agosto y de las próximas elecciones primarias.

Para más, señalan que la orden de detención llega sólo horas después que la jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini, ordenara investigar las presuntas maniobras que envolvieron a la contratación de dicha firma.