En la Plaza de la Música, y con la presencia del Chaqueño Palavecino, se anticiparon los shows de la “Córdoba festivalera”.

Desde el “enero en la piel" tradicional en adelante, la temporada estival tiene en tierras cordobesas, sus particulares ‘gustitos’.

La realización de eventos, que pasan por lo artístico-musical pero también por lo gastronómico es una de las atracciones para un verano particular en la provincia, en los que se espera que el turismo local juegue fuerte.

Este martes, el Gobierno organizó la presentación de los festivales, parte central de la estructura, con un show que revivió el espíritu que se renuevan año tras año por caso en Cosquín, Jesús María, Alta Gracia, Villa María y Embalse.

Con grillas casi confirmadas, todos los festivales adecuaron fechas y costos para que nadie se quede fuera.