El intendente y el diputado nacional se mostraron juntos luego de varios meses. Aseguran que “miran hacia adelante”.

Los dos principales dirigentes del radicalismo cordobés volvieron a formar parte de un mismo y voluntario encuadre fotográfico.

Ramón Mestre y Mario Negri volvieron a encontrarse cara a cara, luego de las elecciones provinciales en que Juan Schiaretti resultó reelecto por  un abrumador margen.

El encuentro se produjo en la mañana de este viernes, en un salón del palacio municipal, y quedó registrado en imágenes que ambos compartieron a través de sus redes sociales.

Participaron también los diputados nacionales, radicales y cordobeses, Soledad Carrizo, Brenda Austin y Diego Mestre, todos afines al sector interno que lidera el intendente municipal.

Juntos por el cambio

Durante el cónclave, los ex candidatos a gobernador ratificaron la adhesión del radicalismo a la alianza Juntos por el Cambio, flamante denominación de la alianza Cambiemos.

Tal ratificación rubrica lo resuelto por la convención radical dos semanas atrás, que había decidido la continuidad del centenario partido en la coalición oficialista.

También permite atenuar rumores surgidos luego que el presidente Macri se inclinara por el senador peronista Miguel Pichetto como compañero de fórmula, desoyendo el pedido de autoridades radicales que querían que un correligionario ocupara ese rol.

“Hoy me reuní con el intendente @ramonjmestre para darle bases sólidas a #JuntosPorElCambio. El país necesita un radicalismo unido en cada rincón para contribuir al éxito de los nuevos desafíos”, dijo el actual diputado nacional a través de su cuenta de Twitter.

“Nada más importante que la República. Mirando para adelante, mirando hacia el futuro, estamos con los diputados nacionales @marioraulnegri, @brendalisaustin, @DiegoMMestre, @olgamariarista y @MSoleCarrizo trabajando #JuntosPorElCambio”, tuiteó el jefe comunal.

Cambiemos Córdoba

Se trató también del primer encuentro luego del proceso de división que vivió Cambiemos en la provincia y que derivó en la concurrencia a las elecciones con dos listas: por un lado la UCR, por otro el Pro con el Frente Cívico y el propio Negri.

La cosecha de votos de ambos sectores fue pobre: 18.8 por ciento para Córdoba Cambia, 10.6 para el radicalismo puro.

Semejante desempeño encendió alarmas en la Casa Rosada. En un escenario de polarización, los votos que la provincia mediterránea pueda aportar al gobierno nacional serán clave, como lo fueron en 2015.

Mirá las Noticias Destacadas