El juez federal de Dolores ratificó su denuncia ante la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados

El juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla expuso ante la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados por la imputación del fiscal Carlos Stornelli por supuesta extorsión y espionaje ilegal realizadas a través de Marcelo D’Alessio.

“Los jueces tenemos la obligación de poner en conocimiento a la ciudadanía del contenido de una investigación de estas características, ya que fundamentalmente ellos, a través de sus representantes, tienen derechos a estar informados", declaró el juez.

Ramos Padilla agregó: “A esta altura de la investigación, se puede decir que no hay afectación alguna de la Ley de Inteligencia Nacional". Además, expresó que la AFI y el Ministerio de Seguridad confirmaron que D’Alessio no es agente de ninguna de las dos instituciones.

“Esta investigación busca proteger la actividad de los periodistas,  de los jueces, de los fiscales y la ciudadanía en general", remarcó.

Sobre las pruebas contra el falso abogado, declaró: “Poco a poco se fueron consolidando pruebas y en las conversaciones de WhatsApp de D’Alessio pudimos ver solamente en 10 días varios hechos que nos daban cuenta de la posibilidad de que esta organización cometiera varios de estos delitos de manera simultánea".

Además, Ramos Padilla comentó que hay pruebas que vinculan a D’Alessio con la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA). Los allanamientos al country Saint Thomas del falso abogado resultaron en el secuestro de documentos de inteligencia sobre hijos y esposas de diferentes objetivos, cámaras ocultas en llaveros, drones y un arma de fuego.

“Desde el Juzgado de Dolores me resulta casi imposible corroborar algunas cosas, de hecho, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores le consulté a la Embajada de Estados Unidos si D’Alessio era una persona vinculada a la embajada o a los servicios de inteligencia norteamericanos y no recibí respuesta", agregó.

En la exposición el juez señaló que la causa puede perjudicar las relaciones bilaterales con Estados Unidos, Israel, Venezuela y Uruguay.