Se trata de un modelo mecedor de la marcha Fisher Price, del grupo Mattel. Recomendaban dejar de utilizar después de los tres meses del bebé

El grupo estadounidense Mattel anunció el retiro de 4,7 millones de sillas de bebé de la marca Fisher-Price en el mercado mundial.

La novedad llega luego de que las autoridades de Estados Unidos señalaran que provocaron una treintena de muertes en una década.

Fisher-Price “anuncia el retiro voluntario de todas las unidades del ‘Rock’n Play Sleeper’ debido a los casos reportados de muertes de niños mientras se encontraban en el moises luego que girarán sobre si mismos sin estar atados o en otras circunstancias", escribió la firma en su cuenta de Twitter.

El anuncio agrega que el retiro se hace voluntariamente, en acuerdo con la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos.

Hace pocos días la dependencia oficial emitió una advertencia sobre el producto, con un registro de diez bebés fallecidos desde 2015 “después de que los bebés se hubieran girado boca abajo o de costado, sin estar atados", por las correas de la silla. La Comisión pidió a padres y madres que dejen de usar la silla a los tres meses de edad, o “tan pronto como los bebés aprendan a darse vuelta".

El viernes, el fabricante y la comisión finalmente anunciaron el retiro del producto. Esta vez se aludió a la muerte de “más de 30 bebés" desde que se inició la comercialización del modelo en 2009, y solicitó que se deje de usar el producto “inmediatamente".

“Sostenemos que nuestros productos son seguros. Sin embargo, debido a los incidentes reportados en los casos en que el producto se utilizó sin seguir las advertencias e instrucciones de seguridad, decidimos retirar voluntariamente" las sillas, escribió en un comunicado Mattel, dueña de Fisher-Price.