El decano de la Facultad destacó que por las características del hecho los efectivos deberían haber advertido lo que sucedía.

El millonario robo perpetrado contra la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba es investigado por la Justicia Federal.

La instrucción de la causa corre por cuenta de la fiscal federal Graciela López de Filoñuk, quien ya ha recopilado pruebas.

Muchos de los elementos analizados hasta aquí tienden a evidenciar serias falencias en la vigilancia: los ladrones actuaron por varias horas, lapso en el cual rompieron aberturas e incluso acercaron un automóvil al sector de las baterías C desde la calle Nores Martínez.

Por ello, desde la tarde de ayer han arreciado las críticas contra el servicio de efectivos adicionales dispuesto por la Policía de Córdoba en la Ciudad Universitaria.

En la mañana de hoy el propio decano de la casa de estudios denunció negligencia en el accionar de los efectivos que contrata la Universidad.

“Los policías adicionales tienen un lugar de ubicación. Son lugares estratégicos en que hacen base. Pero deberían circular por diferentes edificios", indicó Marcelo Conrero.

En diálogo con Canal 10 la autoridad universitaria recordó que, luego del primer robo, ocurrido el pasado viernes, personalmente había solicitado un refuerzo ante la inminencia del fin de semana extra largo por la celebración de Carnaval. “Se ve que no lo tuvieron en cuenta", lamentó.

“Había un adicional, pero no vio nada. Eso nos llama la atención porque estas personas ingresaron a las 7 de la tarde, dos personas más llegaron a la 1 de la mañana y se van casi a las 4 de la mañana. En ese lapso rompieron puertas a patadas y vidrios. Cada uno de esos hechos generó ruidos. Si el policía hubiese estado rondando debería haberlo visto. Además, a las 3 de la mañana un auto estacionó para cargar cosas. Es obvio que el policía no estuvo recorriendo", fustigó Conrero.

Mirá las Noticias Destacadas