La historia de los hermanos Borges en el Penal de San Onofre cerró anoche un nuevo capítulo, aunque el desenlace fue abierto.

La historia de Underground finalizó ayer una nueva temporada. La serie cerró la tercera con picos de raiting de casi 10 puntos para la Tv Pública y si algo queda claro, es que hay Marginal para rato.

Durante los ocho episodios la violencia, el delito, la falta de piedad y la corrupción fueron aumentando. Para seguir en orden la cronología, la tercera temporada corresponde a la segunda parte de esta historia que inicio en 2016, y continúa en la primera temporada que tomaba como punto de partida el secuestro de la hija del juez Lunati (Mariano Argento), Luna (interpretada por Maite Lanata)

Mario y Diosito Borges (Claudio Rissi y Nicolás Furtado ) son los protagonistas que se exponen capítulo tras capítulo a su peor temor: perder el liderazgo en el penal. Ese liderazgo que le quitaron a El Sapo en la segunda temporada, la primera precuela.

¿Qué se vio y qué esperamos?

¡Alerta Spoiler!

El episodio siete anticipaba el nuevo poderío de Bruni (Alejandro Awada) quien unido a Pantera y a Moco (Toto Ferro) sin ningún lazo fraterno con los Borges vieron su fuga frustrada por haber sido “traicionados” por el juez Lunati. Pero ese poderío duró muy poco. Desde allí arranco el octavo episodio.

Bruni parecía que alcanzaría el éxito en su venganza tramada el día del festejo de carnaval en el penal. Ante la mirada de Mario Borges, el despiadado Bruni comenzó a enterrar vivo a Diosito. La tensión era inevitable, aún sabiendo que de acuerdo a la cronología de la historia, los Borges viven. Todo termina cuando Moco, mata a Bruni. La venganza fría del personaje que arrancó inocente y terminó corrupto. El personaje de Toto Ferro asesinó a quien fue el ideólogo del asesinato su padre. Una vez que Diosito sale de su tumba, comienza la lucha entre él y Pantera. Pantera corrió con la peor de las suertes y mientras agonizaba, en su imaginación, lo recibe desde el más allá su anterior jefe, El Sapo (Roly Serrano): “Los marginales también tenemos nuestro cielo”, dice el Sapo a modo de “cálida” bienvenida.

El poder vuelve completo a Los Borges y el tiempo de la serie vuelve a hacernos pensar. Todo nos lleva al inicio, cuando los hermanos son trasladados al penal de Máxima Seguridad Puente Viejo donde se encontrarán otra vez con Miguel Palacios (Juan Minujín).

Tendremos que esperar algún tiempo para ver la temporada cuatro de esta serie, pero para todos los que quieran repetir o quizás iniciarse en este mundo tumbero, desde mediados de septiembre, la tercera temporada se suma a Netflix.

 

Mirá las Noticias Destacadas