La pistola calibre 40 fue secuestrada en uno de los allanamientos en la casa de Juan José Navarro Cádiz, el principal sospechoso del crimen.

La pistola calibre 40 secuestrada anoche en la casa de Juan José Navarro Cádiz, quien está acusado de ser quien mató al funcionario Miguel Yadón e hirió al diputado Héctor Olivares, es el arma homicida, de acuerdo al cotejo balístico que se realizó en las últimas horas, informaron a Télam fuentes judiciales.

Fuentes de la investigación aseguraron que el juez de la causa Mariano Iturralde ordenó que la pistola sea sometida ahora a un peritaje balístico para determinar si fue efectivamente la utilizada en el crimen.

Por otra parte Stefanía Fernández Cano declaró el viernes ante la Justicia que no conoce a las víctimas. Tiene 24 años, es española, y dijo que por lo que le contó su padre Navarro Cádiz “disparó de la nada”.

La joven de 24 años y de nacionalidad española, que el viernes se entregó en la División Homicidios de la Policía Federal, al prestar declaración indagatoria ante el juez Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades, expresó que por lo que le contó su padre -el también detenido y acusado por el crimen Juan Jesús “El Gitano” Fernández– Navarro Cádiz “disparó de la nada”.

“Mi papá estaba estacionado, suele estar mucho en Congreso, suele estar mucho por ahí. Nunca tuvo problemas con la justicia”, dijo al inicio del relato. La joven contó que Navarro Cádiz llegó y se subió al auto de su padre, el Volkswagen Vento involucrado en la causa. También afirmó que Navarro Cádiz “es primo” de su padre pero que no tienen relación con esa parte de la familia “porque son de otra manera, son agresivos”

Mirá las Noticias Destacadas