Hubo allanamientos hacia ambas facciones de la hinchada millonaria, con el fin de evitar que pase algo antes del partido con Vélez.

La barra brava de River, en medio de una interna feroz con graves amenazas, sufrió otro golpe luego de un megaoperativo judicial que tuvo lugar en la mañana de este domingo, con la intención de evitar que se concrete la batalla, que había sido truncada antes del cruce con Godoy Cruz en Lanús por la Copa Argentina, en la previa del duelo contra Vélez de las 20, por la séptima fecha de la Superliga.

El fiscal Jorge Griego, del Ministerio Público Fiscal Bonaerense, ordenó 28 allanamientos que fueron concedidos por el juez de garantías José Luis Arabito. Los mismos se dieron en Lomas de Zamora, Lanús y Avellaneda, donde tiene sus bases la facción de Budge, y San Isidro y Esteban Echeverría, lugares de otros sectores pesados de la hinchada millonaria.

En los mismos se encontraron doce armas de fuego, hubo diez detenidos y se incautaron banderas gigantes, telones, cocaína y marihuana.

Varios de los capturados fueron los mismos que el miércoles pasado, cuando fueron liberados apenas unas horas después. También se revisaron los domicilios de quienes habían intimidado por las redes sociales al presidente Rodolfo D’Onofrio, pero con resultados negativos.

El gran objetivo de las dos partes de la barrabrava aparece en el horizonte el martes 1° de octubre con la semifinal de ida de la Copa Libertadores ante Boca, que supone un negocio multimillonario en las afueras del Monumental.

Por ahora, la Policía llegó a tiempo para evitar una sangrienta disputa y se espera un gran operativo de seguridad antes del cruce con el Fortín.

 

Mirá las Noticias Destacadas