María Adela, "Porota", superó el coronavirus a los 85 años y este domingo festejará un Día de la Madre especial y a la distancia.

Ella fue parte de los ancianos que se contagiaron en el brote del geriátrico Santa Lucia, ubicado en Saldán. Durante casi 70 días estuvo internada y en sobre el final afrontó la terapia intensiva en el hospital Rawson.

Violeta, una de sus hijas, considera un "milagro" tener a su madre en su casa después de los días de angustia que atravesaron. 

"El virus existe y hay gente que todavía no lo entiende", reflexionó sobre las reuniones sociales. Además remarcó que la enfermedad deja secuelas en riñones, cabeza y corazón.

Porota tiene cinco hijos, doce nietos, nueve bisnietos y una tataranieta que nació cuando estaba internada. Para festejar el Día de la Madre la familia organizó un encuentro virtual para evitar el amontonamiento que favorece la circulación del coronavirus.