Ventilar, una clave para que al coronavirus se lo lleve el viento