Una pizzería de Villa Carlos puso en marcha un detallado protocolo para evitar contagios de coronavirus y poder reabrir su local. 

Desde Di Metro explicaron que trabajaron con profesionales de la salud y una bromatóloga mirando a aquellos países que están tratando de volver a la normalidad. 

Así, instalaron una cabina sanitaria en el ingreso. Personal del local tomarán la temperatura de los clientes y desinfectarán manos y cuerpo. 

Para la modalidades de atención take away, los clientes recibirán el menú sanitizado por los empleados, detallaron.  

En el caso de la atención personalizada en el salón se respetarán las distancias recomendadas, la vajilla será desinfectada y los clientes estarán separados por paneles aislantes.  

Con más de 60 días sin actividad, "nuestra cadena corre el riesgo de desaparecer y así mismo quedarnos en la calle. Nuestra situación es crítica. Al igual que la de todos en el país. Pero pertenecemos a un rubro el cual fue afectado directamente", informaron en un comunicado.

En esa pizzería son 30 familias las que aguardan poner en marcha sus economías.