Desde el amanecer del viernes, las primeras gotas de lluvia regaban buena parte de la provincia de Córdoba, aunque sin profundidad.

Pero el noreste de Córdoba había sido incluido en un alerta meteorológico, ante la posibilidad de “tormentas fuertes”, en ese sector.

Con el paso de las horas, el mismo fue levantado.