Las estafas con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) parecen no tener fin. Esta vez la Policía Federal Argentina desbarató una banda que operaba desde la cárcel de Cruz del Eje, mediante llamados telefónicos a personas de todo el país.

El ardid consistía en hacerse pasar por empleados de ANSES (Administración Nacional de Seguridad Social) y comunicarles a las posibles victimas que habían sido seleccionados como beneficiarios. 

La banda contaba con una persona que ayudaba desde fuera del establecimiento penitenciario: se trata de una mujer de 36 años que quedó detenida como cómplice.

Por esto se ordenó el allanamiento de un pabellón de la cárcel. Así lo dispuso el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 2, de Sebastián Ramos. En el mismo se secuestró un telefono celular que era usado por dos hombres de 28 y 34 años de edad.

A la vez se realizó otro allanamiento en una casa de Cruz de Eje donde un pariente de uno de los presos "reclutaba a las personas bancarizadas". 

La Policía explicó: "Los damnificados eran convocados a los cajeros automáticos, ahí les pedían datos como las claves de acceso a las cajas de ahorro, para así poder disponer el activo de sus cuentas".