La donación de médula ósea es clave para ayudar a las personas que padecen enfermedades hematológicas tales como linfoma, leucemia, anemia aplásica o mieloma. 

Concretamente las células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), son células inmaduras que pueden convertirse en plaquetas, fundamentales para la coagulación, en glóbulos blancos que forman parte del sistema inmunitario o glóbulos rojos, que oxigenan el cuerpo. 

Cientos de personas no cuentan con un donante compatible en su familia por lo que deben recurrir a un donante no emparentado. Por eso existen en el mundo los Registros de Donantes.

3 de cada 4 pacientes no tienen donante compatible en su familia y necesitan un donante.

En Argentina, para ser donante de médula ósea hay que donar sangre e inscribirse en el Registro Nacional de Donantes Voluntarios de CPH.

¿Quién puede inscribirse como donante?

Se pueden inscribir como donantes todas las personas de 18 a 40 años que gocen de buena salud, pesen más de 50 kilos y no tengan antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiosas.

¿Cómo ser donante?

Para inscribirse como donante es necesario donar sangre en alguno de los centros de donación habilitados en los Servicios de Hemoterapia de los Hospitales y Bancos de Sangre de todo el país. También se puede realizar en colectas externas que cada mes se organizan para facilitar la donación de sangre y e inscripción de donantes de CPH.

Una vez que la persona está inscripta como donante de médula ósea, no es necesario que vuelva a inscribirse.

Sin embargo, sí es importante mantener la información actualizada, por lo que cualquier modificación de números telefónicos, cambios de domicilio o las posibles causas de baja temporaria deben ser comunicadas al Registro por correo electrónico escribiendo a donantes@incucai.gov.ar

Los centros de donación se pueden consultar ingresando  a: www.argentina.gob.ar/salud/mapamedula . La información sobre colectas, en www.argentina.gob.ar/donar-medula/colectas.