Ya es más que sabido que el coronavirus ha causado muchísimas muertes en Córdoba y el país en general. En ese marco, muchos cementerios no dan abasto.

En Córdoba, uno de los más importantes es el de San Vicente, que cuenta con un predio de 47 hectáreas. Sebastián Noriega, delegado del Cementerio, habló en Crónica Matinal por Canal 10 y advirtió la situación crítica del lugar:

"Hoy estamos al límite, contamos con 104 ingresos a cremaciones, 78 ingresos a fosas y tenemos de 12 a 15 ingresos de fallecidos COVID y se nos complica por la falta de personal, desde antes ya somos pocos"

Para que se entienda la magnitud, el delegado comentó que al principio de la pandemia ingresaban aproximadamente de 2 a 3 por semana a causa del virus, es decir que el número aumentó de forma exponencial.

Autoridades municipales se contactaron con cba24n.com.ar para precisar que en el cementerio se cavaron 600 tumbas para casos de Covid-19, de las cuales se ocuparon 177. También detallaron que desde el inicio de la pandemia se realizaron 78 cremaciones.

Al respecto, a su vez, el delegado señaló que han tenido que mandar a gente a aislamiento y otros han contraído COVID-19: "Se complica bastante porque  hay que hacer tareas de mantenimiento constantes". Sin embargo, explicó que en el inicio de la pandemia los capacitaron para afrontar la situación: "Nos dijeron que somos el último eslabón de esta cadena y que nos preparáramos".

Por último, el empleado municipal manifestó que no puede ingresar nadie al Cementerio para despedir a ningún fallecido. Por un lado, no se puede despedir a quienes murieron por COVID por motivos lógicos pero a su vez tampoco pueden ingresar a dar el último adiós a fallecidos comunes para no arriesgar a las otras personas.