El Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba repudió de manera enérgica la imputación de dos profesionales de la salud a raíz del brote de coronavirus en el geriátrico Santa Lucía de Saldán,

"Criminalizar la profesión no parece el mecanismo adecuado para encontrar la verdad. La mínima razón nos lleva a estigmatizar a los profesionales comprometidos en salvar vidas y no en delinquir. Pasamos del aplauso a pretender encarcelamientos", indicó la entidad a través de un comunicado.

El viernes la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria (UFES) dispuso la imputación del médico Lucas Figueroa y del Director Médico de la Residencia, Marcelo Santiago Lazaro por el delito de "propagación de enfermedad peligrosa y contagiosa" cuya escala penal va de los 3 a los 15 años de cárcel.

Figueroa, el médico de cabecera de Pami que trabajaba en el geriátrico, presentó un cuadro asintomático de Covid-19 y fue diagnosticado después de presentarse en un centro de salud de Unquillo.

 

La carta del médico de adultos mayores de Saldán: "Me siento absolutamente discriminado"

 

Este sábado el Consejo de Médicos salió al cruce de la acción procesal y acusó al fiscal de abrir "la puerta del miedo y la estigmatización" sin tener en cuenta "los hechos en el contexto adecuado".

En cambio la semana pasada otro de los implicados Rafael López Peña, dueño del geriátrico, elogió el trabajo del fiscal Andrés Godoy. “Yo estimo que el fiscal va a desestimar la denuncia”, dijo en diálogo con La Voz del Interior el padre del vocal del Tribunal Superior de Justicia Sebastián López Peña.

 

Publicado por Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba en Viernes, 22 de mayo de 2020

 

"Hay que saber que todos los médicos podemos contagiarnos en el ejercicio de nuestra profesión, todos los médicos podemos ser asintomáticos como lo puede ser cualquiera que cumple tareas esenciales", agregó la entidad que nuclea a los profesionales de la salud en Córdoba.

El primer brote masivo en la provincia ocurrió a principios de abril en la localidad de Saldán y dejó 65 contagios, de 70 personas alojadas y 10 fallecimientos. La mayoría de los pacientes fueron internados en el Hospital Italiano que debió declararse en aislamiento después de provocar el segundo brote provincial.

El Gobierno de Córdoba ordenó la clausura del geriátrico Santa Lucía después de registrar negligencias en la prevención del grupo de riesgo que representan los adultos mayores frente al coronavirus.