El turismo espacial dio su primer paso para ser una opción comercial viable.

El arribo del Crew Dragon a la Estación Espacial Internacional (EEI) se convirtió es un hito en la historia aeroespacial ya que es la primer misión conjunta de la NASA con una empresa privada, SpaceX, y es el regreso de Estados Unidos a lanzar una nave espacial desde su territorio.

"Esta es la primera vez que una empresa comercial se involucra en un programa financiado por la Nasa y lleva gente al espacio", remarcó Leonel Garategaray, ingeniero aeronáutico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

Además, la importancia del Crew Dragon, explicó el ingeniero, es que ya está habilitada para realizar viajes privados, es decir, SpaceX tiene la posibilidad de ofrecer viajes turísticos.

"La Nasa también habilitó para que se haga otra estación espacial con fines turísticos. En el futuro se podría pensar en hoteles espaciales", agregó.

 

El futuro del turismo espacial | Entrevista a Leonel Garategaray

 

Breve historia del turismo espacial

El turismo espacial ya es una realidad desde hace 19 años.Todos los viajes fueron realizados por el programa espacial ruso Soyuz y financiado por grandes magnates.

El primer turista espacial es Dennis Tito, un ingeniero aeronáutico de la NASA que cambió de rubro a las finanzas y se convirtió en multimillonario con su compañía compañía Wilshire Associates.

Desde su adolescencia, Tito tenía el sueño de convertirse en astronauta. No obstante, no tenía las aptitudes exigidas por la NASA para hacerlo. 

Sin embargo, el magnate logró su sueño con su fortuna acumulada. Tras varios intentos frustados, Tito viajo a la EEI el 28 de abril de 2001 gracias a la Agencia Espacial de Rusia. Se estima que pagó 20 millones de dólares por una estadía de una semana.

De esta manera, Tito se convirtió en el primer turista espacial, la persona número 415 en estar en el espacio y la segunda persona más vieja en hacerlo (tenía 60 años cuando emprendió el viaje).

Tras la experiencia de Tito, el Soyuz comenzó a enviar turistas a la EEI. No obstante, en 2011 suspendieron el turismo porque Estados Unidos dejó de utilizar sus naves. Por lo tanto, el programa ruso se debía encargar exclusivamente del transporte de los astronautas a la EEI.