En medio del pico de casos de coronavirus en Córdoba, el cual se puede expandir por algunas jornadas más, también comenzó a aumentar el número de víctimas fatales.

Se sabe que los grandes efectos de una pandemia son las pérdidas.

Agosto inició con novedades negativas, y en sus primeros días se transformó en el mes con mayor cantidad de muertes en la provincia en el actual contexto sanitario: 28 en total.

Por un lado, el domingo 2 se había informado la muerte número 50 en tierras cordobesas. El reporte de las autoridades sanitarias dio a conocer que se trata de "una mujer de 60 años, cuyo diagnóstico se confirmó el pasado 22 de julio" y que "se encontraba internada y presentaba antecedentes de patologías previas".

El martes siguiente se sumó una nueva víctima. Según se refirió, "se trata de una mujer de 82 años, oriunda de Oliva, cuyo diagnóstico se confirmó el pasado 3 del corriente". El miércoles, en tanto, se dieron a conocer otros dos fallecimientos.

Se produjo allí la tercera muerte asociada al brote más relevante de la provincia, iniciado en Oliva. En este caso fue "una mujer de 92 años" cuyo diagnóstico se confirmó el viernes pasado, y falleció el sábado.

A su vez, se notificó otro caso fatal en la ciudad de Córdoba: "Un hombre de 69 años, con confirmación de diagnóstico del 1 de este mes", el cual "presentaba antecedentes de patologías previas".

En el informe oficial de este jueves, en tanto, se informaron seis fallecimientos por Covid-19 "ocurridos esta semana". Y se detalló: "Se trata de cuatro hombres de 80, 79, 62 y 54 años, con residencia en Vicuña Mackenna, Inriville, Córdoba y Fotheringham, respectivamente, y dos mujeres de 96 y de 61 años, oriundas de Colazo y de Córdoba".

Todas, se agregó, "se encontraban internadas y presentaban antecedentes de patologías previas".

Una nueva víctima es la más joven a causa de la pandemia en Córdoba

El viernes 7 de agosto fueron las otras tres. Allí se informó: "Se trata dos mujeres, de 35 y 80 años, con residencia en Córdoba y Oliva, respectivamente, y de un hombre de 62 años, de la ciudad de Córdoba. Las tres personas se encontraban internadas y presentaban antecedentes de patologías previas".

Hubo cuatro víctimas más el sábado (dos hombres de 66 y 50 años, y dos mujeres de 62 y 93 años, todas de la Capital); otras dos el domingo 9 (un hombre de 68 años de la ciudad de Córdoba y una mujer de 80 años, de Oliva); y tres de la Capital el lunes.

Esta semana también se reportaron tres muertes en la capital el martes y la misma cantidad el jueves, todas personas oriundas de Oliva, el brote más grande de todo el territorio cordobés.

Julio concluyó, en tanto, con un total de diez víctimas fatales, seis de ellas durante la última semana del mes.

En sus dos primeras semanas no se produjeron decesos, hasta el viernes 17.

 

Todas las víctimas

La primera muerte se dio a conocer el 31 de marzo pasado y se trató de una mujer de la localidad de La Cumbre. Con 89 años a cuestas fue contagiada por su hija, que había regresado de un viaje a Europa, y falleció en hospital Domingo Funes de Santa María de Punilla.

La titánica tarea del reconocimiento del “árbol epidemiológico”realizado por autoridades del Ministerio de Salud también vincularon a esta situación la muerte de un hombre de 80 años. Concurrió a la Clínica Privada La Cumbre, donde “tuvo contacto con una médica que también había asistido a un familiar” de la primera víctima.

En el interior provincial falleció un ingeniero de 66 años. La esposa del hombre, oriundo de Huinca Renancó, registraba un reciente viaje a México.

La cuarta muerte fue también un varón. Tenía 78 años, vivía en Villa Parque Santa Ana y se había contagiado de coronavirus poco tiempo antes, igual que toda su familia.

Antes de que se desate el primer brote en la provincia, las muertes eran 6, ya que se sumaron dos mujeres: una de 80 años que estaba internada en el Hospital Rawson de la capital, y otra de 67, con antecedente de viaje reciente a tierras europeas y residente en La Playosa. Sufría de cáncer de mama y no superó una neumonía, agudizada por el virus.

Residencia Santa Lucía

El caso positivo detectado en un médico que había atendido pacientes en el espacio de la localidad de Saldán despertó la preocupación. Y no fue para menos, ya que el foco disparó un total de 65 casos y la muerte de al menos 11 adultos mayores que estaban en el lugar.

El primer fallecimiento se produjo el domingo 19 de abril. Fue un hombre de 74 años, con desnutrición y demencia senil, que transitaba la recuperación de una fractura de cadera.

El último caso fatal informado de vínculo con el geriátrico ocurrió el 14 de mayo, aunque los reportes de la Provincia sobre los 6 últimos comenzaron a ser escuetos en cuanto a las precisiones.

Con la segunda muerte, producida el 20 de abril, el lugar fue clausurado, y quienes permanecían allí, trasladados.

A raíz del caso, murieron nueve mujeres (de 84, 75, 85, 70, 85, 88 y tres de noventa años), además de un jubilado varón, de 85.

Como varios de los pacientes del lugar contaban con la obra social PAMI, muchos fueron trasladados al hospital Italiano, epicentro de un nuevo brote, a continuación.

El Italiano, el más complicado

Se presume que una persona infectada aunque sin síntomas, ingresó a un sector del nosocomio donde se atendían las demás enfermedades, y disparó lo que terminaron siendo, de manera oficial, 113 contagios.

En un momento en el que la situación crecía, se tuvo que cerrar, desinfectar y enviar al personal a realizar un aislamiento de dos semanas.

Por ese brote murieron al menos 12 personas.

La primera se notificó el 2 de mayo pasado: un hombre de 79 años, oriundo de Bialet Massé, que se trataba allí contra el cáncer.

Luego de que la pandemia se cobrara la vida de una mujer de 69 años internada en el Italiano, también fallecería allí un hombre de 75, que había llegado proveniente del geriátrico de Saldán.

Se producirían otros tres decesos (un hombre de 76 años y dos mujeres, de 82 y 69 años) hasta que se resolviera su cierre.

En un gran operativo, se trasladaron más de 50 personas que permanecían internadas, hasta el Polo Sanitario.

De ellas, fallecieron seis en distintos nosocomios del sector. Dos mujeres, de 71 y 64 años, y cuatro hombres, de 50 (con patologías previas), 74, 80 y 81 años de edad.

El resto

Oriundo de la ciudad de Córdoba, el 3 de mayo murió un hombre de 77 años, que había regresado del Caribe 45 días antes.

Durante junio, se sumaron las últimas siete víctimas. Fueron cuatro varones, de 73, 70, 66 y 64 años respectivamente, y tres mujeres, de 83, 75 y 90 años.

En julio fallecieron seis hombres, de 68, 91, 37, 87, 85 y 71 años, además de cuatro mujeres, dos de 90 años, una de 89 y otra de 71.

En agosto murieron hasta el momento catorce mujeres: de 60, 82, 92, 96, 35, 61, 62, dos de 93, 80, 86, 78, 37 y 75 años, respectivamente, y también catorce hombres, de 69, 79, 80, 62, 54, dos de 66, dos de 50, 66, 68, 82, 57 y 73 años.