En declaraciones a Crónica Matinal de Canal 10, vecinos rechazaron categóricamente esta iniciativa.

"En nuestra ciudad hay más de 25 basurales a cielo abierto. Si no podemos gestionar nuestra propia basura mucho menos vamos a poder hacerlo con la de todo el valle de Punilla", sostuvo José Néstor Romero Gauna, vecino activo de la Asamblea que rechaza el proyecto.

El proyecto de convertir a Cruz del Eje en un “basural” comenzó en 2014, cuando el intendente era Alberto Francisco Esteban. El ejecutivo municipal buscó desarrollar un vertedero. En aquel momento, Claudio Farías ejercía el mandato de concejal y se opuso a la medida propuesta. Ahora, seis años más tarde, Farías es el intendente de la ciudad y principal impulsor del basural en Cruz del Eje para todo el valle de Punilla.

"El intendente firmó un acuerdo para decirle no al basural y no está cumpliendo", recordó el abogado Pablo Olmos al canal de los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

Ante el rechazo de los vecinos, el Municipio sostiene que se trata de un proyecto hacia una ciudad sustentable con el Vertedero Controlado de Residuos Sólidos Urbanos y agregó que tiene aprobación de Ambiente de la Provincia y de la Nación y que el proyecto cuenta con el aporte del BID.

Sin embargo, los vecinos exponen que no se cumplieron los procesos de audiencia pública y licitación. Además, tampoco la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Córdoba hizo público el proyecto del parque ambiental de Cruz del Eje, correspondiente a este proyecto.

 

Movilización y amparo judicial

El pasado viernes se realizó una masiva movilización contra la instalación del basural regional en Cruz del Eje.

Se recibieron más de 600 firmas para al amparo ambiental.

El letrado Olmos explicó que la medida cautelar presentada ante la Justicia busca "prohibir al municipio de Cruz del Eje del ingreso de camiones que traigan residuos voluminosos de cualquier otra localidad que no sea la de Cruz del Eje".

Aunque aclaró que la cuestión de fondo es que se suspenda el contrato con la empresa, solicitando que el municipio muestre cuál es el programa que tiene para el tratamiento de residuos.