En la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2010 declararon que, a partir del año siguiente, se conmemore el Día de las Viudas con el objetivo de visibilizar los conflictos que puede ameritar enviudar para una mujer.

Uno de los motivos más importantes por el cual se declaró este día recae en la estadística de que en el mundo hay más de 285 millones de viudas y alrededor de 115 millones viven en la pobreza extrema. 

Además, no se trata solo de las viudas en sí sino de sus hijos, quienes se ven afectados de cerca ante esta problemática y a menudo no cuentan con apoyo socio-económico ni familiar.

Por otro lado, en algunos países significa un importante cambio en el estatus social ya que enviudar suele estar rodeado de diversos estigmas, falsas creencias y una consecuente discriminación que afecta directamente a estas mujeres.

Ni hablar de aquellas culturas en donde la mujer depende directamente del hombre y, al fallecer este, la viuda cae en una situación totalmente problemática a causa de la dependencia que tenía con él.

Es por tal motivo que se conmemora este día el 23 de Junio de cada año, para promulgar la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer, y sus hijos, ante la desgracia que conlleva perder a un compañero de vida.