La realidad de la desocupación en medio del coronavirus