Los miércoles y los viernes el lugar donde algún día se terminará de construir el espacio comunitario de "Renó" se llena de niños. Es que esos son los días en los que el lugar sin techo, ni aberturas o baño se convierte en merendero y se cocinan raciones de almuerzo y merienda.

La idea es generar un centro comunitario capaz de contener desde la educación y dar una mano en cuanto a la nutrición de los más chicos del barrio. Pero aunque falta un montón por hacer, sobra motivación, ganas y solidaridad.

Comenzaron una colecta solidaria que incluye materiales de construcción para terminar con el espacio y además alimentos para continuar con la tarea del comedor.

 

ALEJANDRO LEDESMA COMUNIDAD RENAULT