Este miércoles, a los 79 años, falleció Bartolomé Mitre, director del diario La Nación, en un sanatorio privado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Bartolomé Mitre era tataranieto del ex presidente de la República. Se desempeñó como director del diario La Nación desde el año 1982, asumiendo ese puesto tras el fallecimiento de su padre y representando la cuarta generación frente a ese diario. 

Fue miembro del directorio de Papel Prensa S.A., empresa de la que también fue vicepresidente y presidente. Fue asimismo fundador y presidente del Grupo de Diarios América.

Su vida

Nació en 1940 e ingresó a La Nación en 1966, tras el golpe de Onganía.

Se recibió de abogado en 1964 en la Universidad de Buenos Aires (UBA). 

Mitre creía que un diario no debía cambiar demasiado, que los cambios abruptos eran una traición a los 150 años de historia y a sus antecesores, que el secreto para perdurar era permanecer iguales aunque acompañando los progresos tecnológicos. Un diario sin personalidad definida es un diario sin lectores.

Además del diario en papel intentó diversificar los negocios de la empresa al ser pionero en tecnología satelital, licitar para canal de televisión (obtuvieron Canal 2 de La Plata pero rechazaron la adjudicación) o comprar en los ochenta Radio del Plata. Sin embargo, en esos años la brecha de ventas con Clarín se fue ampliando aunque La Nación conservó todos ese tiempo su caudal de lectores. Su principal competidor se dedicó también a otros medios y a otros negocios convirtiendo a Clarín en un multimedios y expandiendo sus intereses hacia la telefonía, internet y otras ramas. Sin embargo, pese a la competencia, siempre afirmó ser amigo de Héctor Magnetto, con el cual condujeron durante décadas Papel Prensa.

En sus escasas apariciones públicas, en 2008, se mostró muy crítico con el gobierno kirchnerista al que llegó a acusar de “dictadura con votos” en una entrevista con la revista brasileña Veja. La relación con Néstor Kirchner había sido complicada desde el inicio. Antes de la campaña electoral que lo llevó a la presidencia, Kirchner, entonces gobernador de Santa Cruz, publicó una solicitada en los grandes medios nacionales con palabras muy fuertes contra La Nación y en especial contra su director, Bartolomé Mitre.

Luego de la 125, la Ley de Medios y el resurgimiento de la causa Papel Prensa la relación se rompió definitivamente.

Sus últimos años los vivió atravesado por los problemas de salud. En 2011 recibió un trasplante de riñón. Luego de algunas complicaciones logró recuperarse aunque pasado un tiempo las internaciones se multiplicaron.

Además del periodismo, le apasionaba la historia. Jugó al polo durante casi cuatro décadas. También le gustaba el tenis y era un fervoroso hincha de Racing.

Se casó en tres oportunidades. La primera de ellas con Dolores González Álzaga con quien tuvo tres hijos: Dolores, Rosario y Bartolomé. Con su segunda esposa, Blanca Isabel Álvarez de Toledo, tuvo a Esmeralda, artista y figura mediática. Su último y definitivo matrimonio fue con la modelo Nequi Galloti con la que tuvieron a Santos.