Se realizó la presentación del primer informe de gestión de la  linea de primeros auxilios psicológicos en el marco de la cuarentena por pandemia, implementada por el Colegio de Psicólogas y Psicólogos de la Provincia de Córdoba (CPPC).

El servicio de diálogo directo de primeros auxilios e intervención en crisis funciona por medio de la línea telefónica 351-5707170 de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

El presidente del colegio profesional, Diego Zapata, explicó en Crónica Matinal la información registrada por los profesionales que atienden la línea telefónica PAP (primeros auxilios psicológicos).

En Canal 10 detalló que, como resultado mayoritario, el motivo de consulta más recurrente se refirió al "malestar físico y/o emocional" (109 llamadas de 153).

"Encontramos indicios de angustias, ansiedades y principios de malestar en el cuerpo en personas que no necesariamente son asiduos usuarios de la salud mental", dijo.

"Esto da cuenta que este confinamiento determina algunas respuestas esperables pero que asimismo pueden ser tramitadas y que con una atención de primeros auxilios psicológicos, a tiempo, puede ser prevenida y restablecer el estado de equilibrio", indicó.

Se debe a la conexión íntima entre el estado corporal con lo que sucede en lo emocional, sostuvo el licenciado en Psicología. 

El informe también detalla que se registraron consultas por violencia e ideación de suicidios.

 

Habilitan una “Línea para primeros auxilios psicológicos”

 

 

Datos que alarman

Se recibieron durante el primer mes de atención 153 llamadas.

El porcentaje mayoritario de llamadas corresponden a la ciudad capital de Provincia de Córdoba, y en su mayoría de género femenino (70 6%,).

"Es un factor protector. Muchas de las mujeres están en su hogar cumpliendo con el teletrabajo, la atención a la familia y la carga emocional de ser, muchas veces, el sostén de hogar", explicó Zapata.

"No es una debilidad, es una fortaleza porque están pudiendo pedir ayuda", recalcó.

Las consultas, específicas, por aislamiento social obligatorio fueron 29, y por COVID-19 se recibieron 2 (información).

Un 41.8 % de las y los consultantes contaba con un diagnóstico previo de salud mental o afección neurológica.

 

 

Un 9.7% sobre un total de 124 consultantes que refirieron o manifestaron haber tenido ideaciones suicidas , en tanto un  8.1% hicieron mención a intentos de suicidios. El resto, un 82.3% de la población de consultantes no tuvo ni una ni otro.

"La mayor parte de los pensamientos suicidas se tienen en momentos de intenso dolor y sufrimiento emocional", recalca el informe.

Luego menciona que el individuo siente que independientemente de lo que haga no va a poder modificar el motivo de su sufrimiento.

"No se siente capaz de dar con la solución, sino que se siente impotente y en ausencia de todo control. La persona con estos pensamientos pierde tiende a padecer una honda sensación de desesperanza. Por lo general la idea subyacente, el objetivo que se busca en sí con la ideación suicida no es la de acabar con la propia vida en sí mismo, sino terminar con dicho estado de dolor e indefensión", lamentó.

En un 18.3% sobre igual número de consultantes presentarían situaciónes de violencia o abuso. El 81.8% restante no.

De la población consultante el 65.3% ha terminado el nivel secundario de estudios, el 17.8% finalizó su carrera terciaria o universitaria, y  un 16.8% no la ha completado aún.