Gran conmoción y rechazo generó, horas después de la muerte de Diego Maradona, la viralización de dos fotografías en las que se ve a tres personas (dos en una foto y un tercero en la otra) que posan junto al cajón en el que se encontraba el cuerpo de Diego Maradona.

Las mismas fueron tomadas en momentos en que el exfutbolista era preparado en ese cajón, cuando al menos tres personas vinculadas con la casa funeraria se sacaron “selfies” posando junto a Maradona.

El primero en romper el silencio es el mayor de los dos que se ve en una de las fotos. Se trata de Claudio Fernández, que eligió posar junto con el cuerpo de Diego y en compañía de su hijo Claudio Ismael. Es una de las dos fotos virales.

Fernández es empleado de la cochería Pinier y ahora es objeto de acciones judiciales, además de las resoluciones laborales de esa firma, que despidió a esos trabajadores tras este grave episodio.

Según publica el portal Olé, Fernández habló con Radio 10 y aunque pidió disculpas, también buscó justificar su accionar.

"¿Qué te puedo decir? Estábamos acomodándolo, ya para llevarlo, y me dicen 'flaco' y mi hijo, como todo pibe, levantó el pulgar y sacaron la foto. Pido respeto y perdón a todos. Yo le hice el servicio al papá de Maradona, al cuñado, y jamás lo hice. Estuve con Maradona cerca en vida. Y no lo hice en vida, sabiendo que es mi ídolo, no lo voy a hacer de fallecido. No hay intención. Sé que mucha gente se ha ofendido, sé que lo han tomado mal. Me están llamando de todos lados. Sé que molestó. Pero nunca antes pasó", relató según cita el mencionado diario digital.

"He recibido amenazas. Soy de barrio, me conocen. Me dicen que me van a matar, que me van a romper la camioneta, amenazan a mis hijos, y no soy de esa clase de personas", agregó.

Y, buscando un justificativo para la foto tomada, agregó: "Maradona es ídolo de todos. Mío, tuyo y del mundo. Lo que hice no fue intencional, ni de mi parte ni de mi hijo. De la empresa me echaron. Me echaron por algo que yo no hice. Y la empresa no tiene la culpa, tampoco. Si ves la foto -soy el de anteojos- levanté justo la cabeza. Estaba acomodándolo, me dijeron 'flaco' y justo levanté la vista y mi hijo levantó el pulgar. Nada más. Fue algo instantáneo. Yo lo que más quería era dejarlo como un ídolo y que sus familiares se despidieran, como hicimos con toda su familia".

VER: 

Polémica: Empleado del sepelio difundió la foto de Maradona muerto

Echaron al empleado que se fotografió junto al cuerpo de Maradona