Eric Torales Pereyra, el contador público de 24 años que regresó de Estados Unidos y contagió coronavirus a 20 personas en la fiesta de 15 años de su prima en el partido bonaerense de Moreno, entre ellas a su propio abuelo que finalmente murió, se negó a declarar este martes en lo que fue la primera indagatoria por “homicidio culposo” en el marco de la pandemia en el país.

La indagatoria fue realizada a través del sistema de videoconferencia ante el juez federal de Morón Néstor Barral y el fiscal federal Santiago Marquevich.

Los voceros indicaron que durante la diligencia Torales Pereyra, quien se encuentra con prisión domiciliaria en su casa del barrio porteño de Palermo, se negó a contestar preguntas y se remitió a un escrito que había presentado su abogado Guillermo Tiscornia, que también participó de la videollamada.

El acusado también aclaró que se reservaba el derecho de ampliar su indagatoria cuando finalice la cuarentena, para hacerlo en forma personal.

Según el fiscal, el acusado “efectivamente se podía representar que su transgresión a la normativa vigente podría conducir a la propagación del virus, cuestión que finalmente acaeció y se hizo efectiva”.

Al abordar la figura del homicidio culposo –el caso es el primero en llegar a una imputación de este tipo-, Marquevich consideró que “el fatal desenlace ocasionado a su familiar Luis María Suárez no fue querido ni deseado por el nombrado, más sí fue producto y como consecuencia de un apartamiento al debido deber de cuidado para sí y fundamentalmente para terceros”.

Fuente: Agencia Télam