En lo que bien podría considerarse una psicosis, miles de personas poblaron en Córdoba los grandes supermercados y acarrearon en algunos casos con más de tres carritos repletos de insumos.

Indudablemente que la posibilidad de tener que permanecer todos en sus viviendas debido a los protocolos de prevención ante la pandemia mundial de coronavirus, ha provocado en muchos ciudadanos la lógica pretensión de abastecerse para estar preparados.

En un relevamiento rápido se pudieron observar góndolas vaciadas y empleados de supermercados sin dar a basto para reponer los productos que de manera un tanto desesperada la gente pugnaba por cargar de sus changuitos.

 

En tanto, esas personas luego conformaban largas filas de hasta 200 metros que giraban entre las góndolas de cada comercio para así generar un hacinamiento que es lo primero que hay que evitar para no contagiarse de coronavirus.

Con todo, el cuadro es por demás preocupante, por un lado las recomendaciones médicas para prevenir un posible contagio, por otro lado la profusa y muchas veces confusa información que circula por las redes y en los portales de noticias sobre esta pandemia mundial, y para completar la situación, la falta de criterio solidario que lleva a muchos a repletar los supermercados para comprar lo necesario por las dudas sin reparar que en ese aglomeramiento de personas existe un alto nivel de posibilidades de contagiarse del coronavirus.

Es de esperar que se tome conciencia y en la medida de lo posible y entre todos podamos abastecernos adecuadamente sin incurrir en actitudes que determinen que sea peor el remedio que la enfermedad.