Los prestadores de servicios para personas con discapacidad del Instituto IRAM, volvieron a reclamar en las puertas de la institución ubicada en Bajada Pucará al 800, por el recorte en los fondos para el financiamiento del Programa Federal Incluir Salud, que hace que muchos de ellos no cobren sus salarios desde hace meses.

“Las prestaciones educativas y de transporte que realizamos en el instituto se facturan a las obras sociales; en este caso puntual al programa federal Incluir Salud que depende de la administración nacional y que apunta a ayudar a quienes no tienen trabajo o lo tienen de manera informal. Desde el primero de junio del año pasado dieron de baja a 26 alumnos y recién nos avisaron sobre esa decisión el 15 de enero de este año. Esto nos ocasionó un daño muy grande por la demora en el aviso, estamos hablando de unos 3 millones 800 mil pesos que generaron que hoy tanto los transportistas como los empleados del instituto estemos sin cobrar y sin cobertura social desde hace 3 meses”, indicó Mariano Llanos, Gerente Administrativo de Iram.

Los trabajadores aseguran que se trata de un “ajuste encubierto” que los pone en una situación límite y que pese a que dependen de la nación, también han solicitado ayuda al gobierno provincial ante la falta de respuestas de la administración central.

Una de las transportistas afectadas, aseguró que “la situación es crítica porque no nos han pagado todo lo que trabajamos el año pasado y esto nos perjudica enormemente, pero no sólo a nosotros sino también a todos los niños de familias de bajos recursos que no pueden venir más al instituto”, indicó.