La sensibilidad de algunas temáticas que irrumpen en la “agenda” diaria o semanal, requiere de determinados cuidados.

Cuando una vida humana está en juego, la cuestión no parece menor. Y desde el caso del futbolista Santiago "Morro" García en adelante, la cuestión pone en la lupa al suicio.

Por eso, desde hace un tiempo el Observatorio de la discriminación en radio y televisión realizaron hace un tiempo una “Guía de buenas prácticas para la cobertura mediática” en este tipo de casos.

Desde asimilarlos “como problemáticas de salud pública” hasta la responsabilidad de determinar hasta qué punto los detalles son necesarios de informar, el texto cuenta con una serie de ítems.

Recomendaciones

El estudio plantea la necesidad de

-Contextualizar los casos de suicidio como problemáticas de salud pública y brindar información estadística que permita dimensionar el fenómeno y salir del caso aislado. Es conveniente difundir información histórica sobre la tasa de suicidio en la Argentina y a nivel mundial.

- Entender que se trata de una problemática que puede ser prevenida y requiere de políticas de prevención.

- Consultar fuentes especializadas, con el objeto de desarticular los estereotipos, estigmatizaciones y los mitos que pudieren generarse y recurrir a fuentes auténticas y confiables que permitan profundizar la comprensión del problema en la audiencia. Intentar no relacionar el comportamiento suicida como una respuesta entendible a los cambios o la degradación social o cultural.

- Respetar la vida privada del fallecido/a y el dolor de las personas que componen su entorno, siendo cautelosos en la cobertura periodística del caso y en la difusión de la primicia mediática.

- Evitar el sensacionalismo, el dramatismo y la espectacularización del caso. Prescindir de la elaboración de una descripción pormenorizada del método utilizado para evitar mecanismos de imitación e identificación en los grupos vulnerables que pudiesen existir en la audiencia. Además, es importante evitar representaciones detalladas del acto realizado por la víctima, la emisión permanente de fotografías y videos de su vida y el uso de recursos sonoros y visuales.

- Procurar no abordar el suicidio como algo inexplicable o simplista. El suicidio nunca es el resultado de un solo factor o hecho, sino que lo causa una compleja interacción de muchos factores.

- Transmitir mensajes sobre la frecuente asociación entre la depresión y el comportamiento suicida, siendo la depresión una condición tratable.

- Informar con un lenguaje simple y comprensible para todo público.

- Dar cuenta de que cada suicidio que se cubre periodísticamente podría haberse prevenido, con llamadas a líneas telefónicas de ayuda y acceso al tratamiento oportuno en salud mental. Se sugiere, además, incluir un recuadro con datos de servicios de salud para consultar con la información actualizada de teléfonos y direcciones. Se cuenta con la Línea gratuita 135, del Centro de Asistencia al Suicida Buenos Aires o (011) 5275-1135 Centro de Atención al Familiar del suicida.

- Promover coberturas respetuosas de los derechos de niños, niñas y adolescentes.