Los albiazules visitarán a Lanús, en La Fortaleza Granate; los celestes recibirán a Tigre en el Gigante de Alberdi.

Con signos de preocupación terminarán el año calendario en Talleres y Belgrano. Si bien la campaña no ha sido mala, en barrio Jardín no la calificarán más allá de discreta. Tras la derrota ante Racing de Avellaneda por 3 a 1, al equipo dirigido por Juan Pablo Vojvoda sólo le queda presentarse de visitante para culminar la primera parte de la Superliga. Eso ocurrirá el sábado a las 19.10 cuando juegue con Lanús en La Fortaleza Granate. Un resultado favorable podría acercarlo a los 10 primeros del torneo. Una derrota lo afirmaría un poco más atrás de la mitad de la tabla de posiciones.

Belgrano, mientras tanto, recibió ayer un duro golpe al saber del triunfo de San Martín de San Juan ante Unión por 2 a 0, lo que lo hunde un poco más en la zona de descenso. Una buena oportunidad de recuperar terreno la tendrá el lunes próximo cuando reciba a Tigre, desde las 21.10 en el Gigante de Alberdi. Una imprescindible victoria propia y una serie de esperadas derrotas ajenas, pondría al equipo de Diego Osella en mejores condiciones para salir de la zona de descenso, el incómodo lugar en el que convivirá con otros tres equipos hasta cuando se reinicie el torneo a finales de enero.