Héctor Costa, de OTTA Project, contó en Crónica Matinal (de lunes a viernes de 7 a 9 horas por Canal 10) sobre el proyecto que aglutina a todas las voluntades solidarias del país con impresoras 3D que crean máscaras para donar a médicos y enfermeras del país que atienden a pacientes del coronavirus. 

La emergencia sanitaria, en un contexto de cuarentena obligatoria, impulsó a cientos de argentinos, que cuentan con impresoras 3D en sus empresas o hogares, a unirse para construir máscaras con impresoras 3D para ser donadas a distintos hospitales y trabajadores de la salud.

En un principio, esta fuerza solidaria se expandió por todo el país de manera espontánea. 

Por ello, la Cámara Argentina de Impresión 3D y Fabricaciones digitales creó una plataforma web que aglutinara ambas partes: makers con impresión 3D y trabajadores de la salud.

Entrá a Covid3D

Grupos autoconvocados con logísticas propias de fabricación y distribución de máscaras 3D - Google My Maps

En dicha plataforma web, todo pedido de elementos de protección sera expuesto a quien tenga la posibilidad de suministrarlo. Luego las partes se pondrán en contacto y procederán entre ellos hasta lograr la solución.

Además, la plataforma incluye información de archivos, instructivos, insumos y logística.

 

Escuelas provinciales fabrican máscaras 

Se trata de 27 instituciones educativas de diversas especialidades que el año pasado recibieron hasta tres impresoras 3D a través del Instituto Nacional de Educación Tecnológica y que hoy, con los insumos provistos por el Ministerio de Educación provincial, están destinando esas herramientas para que entre 4 y 6 docentes de cada escuela, puedan fabricar esos elementos de seguridad para ser entregados a los comités de emergencia de cada localidad, en la lucha contra el coronavirus.

Cada máscara demanda unas 3 horas de producción. Por eso, y para disminuir la circulación de personas al máximo posible, en algunas regiones se ha autorizado a docentes a instalar las impresoras 3D en sus domicilios para no interrumpir la producción. 

Por otro lado, la cartera educativa proveerá las bobinas de filamento para abastecer las distintas demandas.

 

 

Las escuelas son las siguientes:

IPETAYM 65 de Vicuña Mackenna.

IPET 100 de La Carlota.

IPET 409 de Ucacha.

IPEA 25 de Villa Rosi.

IPEA 279 de Villa Valeria.

IPEA 221 de Jovita.

IPETYM 257 de Laboulaye.

IPEA 237 de Melo.

IPEYAYM 68 de Arroyito.

IPETYM 89 de Devoto.

IPET 50 de San Francisco.

IPETAYM 53 Luis Beltrán de Deán Funes.

IPET 47 de Corral de Bustos.

IPET 51 Y 209 de Marcos Juárez.

IPET 59 de Cruz Alta.

IPET 139 de Ballesteros.

IPETYM 256 de Leones.

IPET 267 de Bell Ville.

IPET 355 de Canals.

IPET 420 de Isla Verde.

IPET 322 de Villa Nueva.

IPEA 219 de Del Campillo.

235 de El Fortín.

240 de La Paquita.

241 de Los Zorros.

IPET 261 de Balnearia.

245 de Colonia San Bartolomé.