La guerra entre “Los Viagra” y el “Cartel Jalisco Nueva Generación” sería el origen del macabro Hallazgo

Todo el horror que ha vivido México en estos años de violencia se ha concentrado esta madrugada en una calle del Estado de Michoacán (al oeste del país). El bulevar Industrial del municipio de Uruapan ha amanecido sembrado de cadáveres, unos desmembrados, otros colgados de un puente, el resto tirados en bolsas. Hasta 19 cuerpos han levantado las autoridades en apenas tres kilómetros de asfalto, a lo largo de una de las vías principales de Uruapan, el bulevar Industrial, que comunica el centro del municipio con la autopista que sale a Morelia, la capital del Estado.

En un mensaje de apenas seis minutos, el fiscal de Michoacán informó ayer que agentes de la corporación han llegado primero al cruce del bulevar con el libramiento oriente, donde han encontrado nueve cuerpos, siete de hombre y dos de mujer, algunos colgados de un puente. En las fotografías que han publicado reporteros locales se observa una pancarta con un mensaje. Al final del mensaje aparecen unas siglas, CJNG, Cartel Jalisco Nueva Generación.

A la vez, otro grupo de agentes hizo otro hallazgo cerca de allí, un par de kilómetros hacia la salida a Morelia. Junto a otro puente, dijo el fiscal, “se encontraron los restos fragmentados de seis hombres y una mujer”. Mientras los peritos analizaban ambas escenas, la fiscalía fue notificada de “otro hallazgo”. Tres cuerpos más, cerca igualmente del bulevar.

Después de leer su comunicado el fiscal López permitió tres preguntas. La segunda, escueta, parecía más bien un llamado de auxilio: “Fiscal, ¿qué pasa en Uruapan?” La respuesta: “Hay una pugna entre células que se disputan el territorio para controlar las actividades relacionadas con la producción, distribución y consumo de las drogas. Esa confrontación deriva en acontecimientos como el de hoy”.

Elegido por el congreso en febrero, el fiscal ha vivido pendiente de Uruapan desde entonces. Apenas tres días después de su nombramiento, tres lonas aparecieron allí, las tres con mensajes para el titular de la agencia investigadora. Según el diario Reforma, uno de ellos decía esto: “Señor Fiscal Adrián López, hacemos de su conocimiento, y para que pueda realizar un trabajo eficaz y no manchar más la Fiscalía, debe saber que lo chilangos Félix Hernández conocido como “Chilito relleno”, el Regional Arturo Martínez y Elías no son más que unas lacras que reciben dinero de “Los Viagras”. Firmaba supuestamente el líder del CJNG, Nemesio Oseguera.

En abril, un tiroteo en el municipio dejó al menos cuatro muertos y ocho heridos. Varios de los muertos y heridos fueron víctimas de balas perdidas. En mayo, Uruapan fue noticia de nuevo cuando las autoridades encontraron los cadáveres de diez personas, víctimas al parecer de un enfrentamiento entre bandas delictivas.

Desde que asumió el cargo, el fiscal López ha insistido en que hay una pugna entre grupos rivales, pero que esos grupos son inestables y usan marcas que poco tienen que ver con ellos. En mayo, dijo: “Hay una mecánica de inestabilidad en la conformación de estos grupos, de modo, que en cierto momento se hacen llamar de una manera, en otro momento esos mismos sujetos ya pertenecen a otra banda, es decir, no estamos en presencia de marcas institucionales estables”. Este jueves, preguntado por los reporteros, ha dicho que hay una “pugna entre células que se atribuyen la pertenencia a determinadas bandas delincuenciales”.

Antes de la aparición de la última gran marca del narco, el CJNG, o del repunte de una antigua marca local, Los Viagras, Los Caballeros Templarios y la Familia Michoacana ya reclamaron su espacio en Uruapan. Al menos eso dijeron las autoridades. Muchas veces se alude a un suceso ocurrido allí hace más de doce años, como el prólogo de la guerra a los grupos de narcotraficantes que lanzó el expresidente Felipe Calderón. Fue en septiembre de 2006, meses antes de su toma de posesión. Una noche, en un bar cercano al bulevar Industrial, el Sol y Sombra, alguien tiró cinco cabezas humanas. Tres meses más tarde, Calderón, michoacano, inició los operativos con el Ejército precisamente en su estado natal.

Lo cierto es que Uruapan es territorio inestable, víctima de la extorsión y del robo. Nada distinto de lo que ocurre en municipios de la mayoría de los estados del país. No por nada, México acabó el año pasado con más de 35.000 asesinatos y una tasa de 29 homicidios por cada 100.000 habitantes, la más alta desde que se tienen registros.

Tras el hallazgo de la madrugada, autoridades federales y locales sitiaron la ciudad. 220 elementos de la Guardia Nacional han tomado las vías de acceso y salida. El Ejército y la policía estatal también se mantienen en la zona, mientras que la fiscalía analiza las cámaras de seguridad del municipio para tratar de dar con los responsables. De momento no hay un solo detenido. El fiscal tampoco ha informado de la identidad de las víctimas.

Narco y Guacamole

Más allá de la droga, Uruapan es la gran capital del aguacate (palta) de Michoacán. Allí se han asentado las principales empresas comercializadoras de un negocio que genera 2.500 millones de dólares al año, solo en exportaciones a Estados Unidos.

Muchos empresarios denuncian que la extorsión es un problema cada vez más grave. Gabriel Villaseñor, presidente de la patronal aguacatera, señala que aumentan los robos, los asaltos y los asesinatos. Desde hace un tiempo, Villaseñor vive con guardaespaldas.

Mirá las Noticias Destacadas

"El daño que se hizo difícilmente se pueda reparar en dos meses"
Marco Lavagna apuntó a controlar del dólar y a renegociar el acuerdo con el FMI
Tabaré Vázquez sufre de un nódulo en el pulmón con "características malignas"
Macri le prometió a la Mesa de Enlace que no subirá las retenciones
Problemas en el Boleto Educativo Gratuito para estudiantes universitarios