Ante el temor por la retracción de la actividad económica, la Casa Blanca, considera varias medidas de impulso a la economía.

Los funcionarios de la Casa Blanca han comenzado a preparar opciones para ayudar a la economía estadounidense y evitar que caiga en recesión. Entre ellas destaca un posible recorte de los aportes patronales (“payroll taxes” en inglés) y la reversión de algunos de los aranceles impuestos por el presidente Trump.

Trump continúa insistiendo en que a la economía le está “yendo tremendamente bien”, y él y sus asesores rechazan en público cualquier noción de una recesión inminente. Pero se confirmó hoy que con todo sigilo, el equipo económico de Trump venía preparando planes de contingencia en caso de que la economía se debilite aún más.

Los funcionarios de la administración han redactado un proyecto que propone una reducción de los aportes patronales por el efecto inmediato, al inyectar inmediatamente más dinero en los cheques de pago de los asalariados. En 2011 y 2012, el gobierno de Obama empleó una reducción de este tipo por dos años en un esfuerzo por estimular lo que fue una lenta recuperación de la recesión que terminó en 2009.

Luego de que el Washington Post revelase ayer la existencia del proyecto, varias fuentes del gobierno intentaron desacreditar la noticia señalando que las discusiones sobre qué herramientas podrían implementarse para compensar una recesión, eran hipotéticas y no se exploraban con urgencia. Pero hoy todos los medios dan por cierta la noticia.

El hecho de que la Casa Blanca esté discutiendo formas de estimular una economía que Trump calificó el lunes como “muy fuerte” subraya una creciente preocupación en la administración sobre la desaceleración del crecimiento económico. Estados Unidos está en su expansión económica más larga registrada, pero los economistas advierten cada vez más que se avecina una recesión.

Reducir los aportes patronales sería un intento de fortalecer aún más el rol de los consumidores como motores de la economía en un año en que las empresas retrocedieron en la inversión.

En este momento, los trabajadores pagan un impuesto del 6.2 por ciento sobre los primeros $ 132,900 de sus ganancias, y los empleadores pagan otro 6.2 por ciento (en Argentina redondean más del doble). Ese dinero se usa para financiar programas de redes de seguridad como Medicare y la Seguridad Social.

El recorte de impuestos es solo una de las herramientas que estaría considerando la administración. Los principales asesores de la Casa Blanca, incluido Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional, también están impulsando una reducción sobre el impuesto a las ganancias que se obtienen cuando se venden inversiones. Y Trump y sus asesores han estado presionando a la Fed (el Banco Central de Estados Unidos) para que reduzca rápidamente las tasas de interés y tome otras medidas de estímulo para poner más dinero en la economía.

Una reforma de este tipo requiere la aprobación del Congreso. Si bien los recortes de aportes son populares entre muchos demócratas porque tienden a beneficiar a los trabajadores de la clase media, es poco probable que la Cámara Baja, dirigida por los demócratas, adopte tal medida en un año electoral.

Aceptar los recortes podría dar argumentos a Trump, quien ya ha comenzado a culpar a los demócratas por avivar las llamas de una posible recesión y podría ayudar al presidente a cargar con la responsabilidad de sus oponentes por no impulsar una reducción de impuestos si el la economía se debilita aún más.

Algunos de los asesores de Trump expresan en privado su preocupación por los giros del mercado y el efecto de los aranceles de Trump, que están programados para aumentar el próximo mes cuando imponga un impuesto del 10 por ciento sobre más productos chinos. Investigadores de J.P. Morgan Chase dijeron el lunes que los aranceles que Trump ya ha impuesto a las importaciones chinas por un valor de $ 250 mil millones equivalen a un impuesto de aproximadamente $ 600 anuales en un hogar estadounidense promedio. Cuando la próxima ola de aranceles esté en su lugar, en diciembre, dijeron los investigadores, ese costo aumentará a $ 1,000 por hogar.

Mirá las Noticias Destacadas

Caso Nora Dalmasso: con Macarrón como acusado piden elevar a juicio la causa
Lionel Messi, el mejor jugador del año para FIFA
Voraz incendio en las Sierras del Sur de Córdoba
Se inició formalmente la transición en el gobierno municipal
Maradona recordó cuando jugó para Belgrano pero avisó: "Talleres también es un grande”